Conmishijos en tu correo:

Suscríbete y gana un ordenador para tu hijoSuscríbete gratis al boletín. Recibirás información de ocio en familia y actividades con los niños. Al registrarte, participas en el sorteo de un ordenador infantil

Problemas de visión comunes en bebés y niños

Miopía, estrabismo y otros problemas de vista en niños

Problemas de visión comunes en bebés y niños

La salud visual es muy importante para el desarrollo de los niños, ya que afecta al aprendizaje y puede ser causa de fracaso escolar. Por eso conviene detectar y tratar los problemas de visión más comunes desde los primeros meses.

La miopía, el astigmatismo o el ojo vago son problemas bastante comunes entre los niños, conviene conocer cómo se manifiestan y en qué consisten estos problemas de vista para saber cómo tratarlos.

Problemas de vista más comunes en niños

Problemas de visión más comunes en los niños

Podemos diferenciar dos grandes grupos: De refracción y binoculares.

Problemas de refracción

Miopía: Dificultad para ver bien las cosas que están lejos, debido a que la longitud axial del ojo es demasiado grande o a que la lente es demasiado potente y, en consecuencia, la imagen se forma delante de la retina.

Hipermetropía: El ojo hipermétrope tiene la longitud axial más pequeña o la potencia del sistema óptico es insuficiente. Dependiendo de la edad y de la cantidad de dioptrías, los pacientes tienen problemas en visión próxima y también en visión lejana.

Astigmatismo: Se trata de un defecto generalmente congénito, debido a la desigualdad del radio de curvatura de la óptica del ojo. Los síntomas que produce van desde la disminución de la agudeza visual de lejos y de cerca hasta dolores de cabeza, enrojecimiento de los ojos, sensación de arenilla e intolerancia a la luz.

Problemas binoculares

Estrabismo: Consiste en la desviación de los ejes visuales. Si el grado es considerable, se percibe de forma externa (se tuerce el ojo hacia dentro o hacia fuera). Otras veces no se nota, ya que el grado de desviación es pequeño, pero esto no significa que no exista.

Ambliopía (ojo vago): Cuando un ojo es privado de su visión o la imagen que llega a su retina es muy diferente a la del otro ojo (en calidad, tamaño, forma o posición), el cerebro poco a poco va inhibiendo la imagen del ojo “malo” hasta llegar a suprimirla por completo.

Forias elevadas: Al mirar un punto próximo, los ojos tienen que enfocar y converger en ese mismo punto. Cuando no lo hacen, se puede tener un exceso de convergencia, acercando mucho el punto de enfoque, o, por el contrario, dificultades para converger, con lo cual, si se acerca demasiado, puede utilizar un solo ojo.

Visión binocular y ojo vagos en los niños

Es la habilidad de trabajar con ambos ojos a la vez. Muchas veces la coordinación entre los dos ojos no es buena y puede ocurrir que un niño, cuando quiere leer “LE”, lea “EL”. Lo primero que piensan los padres es en una dislexia, pero puede tratarse de una hipermetropía descompensada, que se puede compensar con unas gafas, o de un exceso de convergencia, que se puede tratar con terapia visual.

El ojo vago, por otra parte, es también un problema habitual en los niños. Poner el parche como solución no es suficiente, porque aunque puede subir la agudeza visual, si no rehabilitamos el ojo y le enseñamos a trabajar conjuntamente con el otro, habrá de nuevo un retroceso de su agudeza visual, que es lo que suele pasar cuando se le quita el parche al niño. Por esto, es fundamental hacer una terapia visual, porque es la única forma efectiva de rehabilitar un ojo vago.

Artículos relacionados

1 comentarios

Avatar

  • Valoración usuario

    Valoración:

    28/06/2016 16:13

    mark

    Valorar
    Responder

Página: 1 / 0 (0 Elementos)