La sala de partos

¿Cómo es la sala de partos?

El día del nacimiento de tu hijo se acerca y lo esperas con impaciencia. Para que te hagas una composición de lugar, Myriam Gros, comadrona, te describe ese lugar particular donde se producirá el esperado desenlace: la sala de partos.

Visita guiada a la sala de partos

La sala de partos

Para que te familiarices con el lugar donde vas a dar a luz a tu hijo, Myriam Gros enumera los elementos que se encuentran en una sala de partos:

La cama de partos: es articulada y desmontable para que se pueda adaptar a todas las posiciones y especialmente a la que tú juzgues más cómoda.

Pelotas para la movilización de la pelvis: son una pelotas grandes y duras sobre las que te puedes sentar si sientes la necesidad de moverte. Favorecen el descenso del bebé.

La lámpara escialítica: esta fuente de iluminación específica del mundo médico, produce una luz particular que permite a la comadrona ver mejor si necesita suturar el perineo, por ejemplo. No tiene por qué estar encendida. Cada vez se tiende más a mantener una luz tamizada durante el parto.

El monitor fetal: esta máquina controla la frecuencia del ritmo cardiaco del bebé y la intensidad de las contracciones.

El monitor de anestesia: controla las constantes vitales de la madre cuando se utiliza anestesia general. Mide la tensión arterial, la saturación de oxígeno y las pulsaciones cardiacas.

La cuna térmica: tras pasar un rato calentito, en contacto con la piel de su madre, el bebé es auscultado, pesado y medido. Aquí mismo pasa el examen médico completo y todos los test neurológicos rutinarios. Esta cuna tiene un dispositivo que irradia calor para mantener al bebé caliente. También está provista de lo necesario para el aporte de oxígeno, por si el recién nacido lo necesita.

El lavabo: indispensable para lavarse la manos.

Carritos con ruedas para el material: llevan todo lo necesario para la anestesia epidural o el material para atender el parto: guantes, mascarillas y otros utensilios como los que se utilizan para las perfusiones o la toma de sangre.

Una silla: para el acompañante. A veces se permite traer música. Aunque la mayor parte de las salas de partos todavía están cubiertas de azulejos, últimamente se decoran de forma más cálida, por ejemplo, con frescos en las paredes.

 Frédérique Odasso

© Enfant.com

Suscríbete al Club Conmishijos

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!