Conmishijos en tu correo:

Suscríbete y gana un ordenador para tu hijoSuscríbete gratis al boletín. Recibirás información de ocio en familia y actividades con los niños. Al registrarte, participas en el sorteo de un ordenador infantil

Anginas, una enfermedad común en los bebés

Causas y síntomas de las enfermedades de los niños

Anginas, una enfermedad común en los bebés

Las anginas son una inflamación de las amígdalas o masas de tejido carnoso situadas a ambos lados de la parte posterior de la garganta, una enfermedad muy común en los bebés y niños. En principio no resulta peligrosa, pero conviene conocer sus síntomas y las causas para poder prevenirla o, al menos, aliviar sus consecuencias. En cualquier caso, recuerda que es importante vacunar al niño y llevarlo al pediatra si no remiten los síntomas.

Qué son las anginas

Anginas del bebé

Comúnmente conocida como anginas, la amigdalitis es una inflamación de las amígdalas o masas de tejido carnoso situadas a ambos lados de la parte posterior de la garganta y que forman parte del sistema linfático. La función de las amígdalas consiste en ayudar a luchar contra los gérmenes que entran en el organismo a través de la boca. Como están estratégicamente situadas en un lugar en el que confluyen las vías respiratoria y digestiva, su inflamación es frecuente, sobre todo en los niños pequeños, que se enfrentan por primera vez a microorganismos contra los que no han desarrollado todavía defensas.

De hecho, la garganta inflamada es el 'primer paso' que dan algunos virus que luego acaban afectando a otros órganos y que producen otras complicaciones más graves, como gastroenteritis, laringitis, bronquitis, etc.

Causas de la amigdalitis

La infección puede estar causada por virus (en el 90% de los casos) o bacterias (10%). Es muy importante esta diferenciación, para poder aplicar el tratamiento médico adecuado.

Síntomas de las anginas

Si está provocada por bacterias:
• Suele afectar a niños a partir de 3 años.
• Produce mucho dolor al tragar.
• Genera fiebre muy alta
• Los ganglios del cuello se inflaman y duelen
• El niño se queja de dolor de cabeza y de tripa.
• La garganta se ve muy colorada, con placas blancas o puntitos rojo oscuros en el paladar.

Si está provocada por virus:
• La garganta se ve enrojecida y con placas, en algunos casos.
• No produce tanto dolor al tragar.
• Los ganglios están poco inflamados.
• La fiebre no suele ser tan alta.
• Suele conllevar vmucosidad, resfriado, tos, conjuntivitis o diarrea.

Tratamiento de las anginas

El tratamiento médico de la amigdalitis depende de que esté provocada por un virus o por bacterias del género estreptococo del grupo A. Con frecuencia, el pediatra es capaz de percibir la diferencia inspeccionando las amígdalas. Puede detectar la presencia de bacterias mediante un rápido cultivo de las secreciones faríngeas.

Si la amigdalitis es de origen viral, el propio organismo luchará contra la infección, sin que sea necesaria medicación. Si es de origen bacteriano, están indicados los antibióticos.

Si un niño tiene episodios muy frecuentes de amigdalitis (más de cinco a siete veces en un año) o tiene infecciones recurrentes a lo largo de varios años, el pediatra puede considerar la conveniencia de practicarle una amigdalectomía (operación para extirpar las amígdalas).

Cómo aliviar al bebé

Para aliviar el dolor de garganta asociado a la amigdalitis se puede recurrir a diversos remedios caseros: a los menores de un año, se les puede ofrecer una cucharada de miel cada cierto tiempo; a los mayores de 4, caramelos duros y sin azúcar ; en niños de 6 o más años, pueden ser útiles las gárgaras con bicarbonato disuelto en agua tibia (media cucharadita en un vaso).

Cómo prevenir la amigdalitis

Se pueden prevenir las infecciones de garganta alimentando a los niños con una dieta adecuada, que aporte los sustratos necesarios para formar las células que nos defienden contra las infecciones. Dietas ricas en vitamina B12, presente en el huevo, pescados, carnes, lácteos; y de vitamina C, en frutas y verduras, son básicas para un correcto funcionamiento del sistema inmunitario. Asimismo, es importante practicar unos buenos hábitos higiénicos y evitar que el niño se acerque a otros niños afectados o personas que tengan dolor de garganta.

Artículos relacionados

0 comentarios

Avatar

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x

Suscríbete a nuestro boletín

Recibe información de las mejores actividades y planes con niños. Además, todo sobre la educación y cuidado de los hijos.


Revista del embarazo semana a semana