Ejercicio y fatiga durante el embarazo

Ejercicio y fatiga durante el embarazo

Durante el embarazo, la práctica de deporte es beneficiosa, siempre y cuando no exista contraindicación médica.

Se recomienda practicar ejercicios rítmicos, progresivos y lentos. El yoga, el pilates, el taichí, la natación o caminar son algunas de las actividades más apropiadas en la gestación. Si al realizar alguna actividad física o llevar a cabo tus obligaciones cotidianas sientes fatiga, debes adaptarte a un ritmo de vida más tranquilo y regular.

Recomendaciones:

-  Si es posible, descansa cada vez que sientas la necesidad de hacerlo.

-  Evita realizar esfuerzos excesivos: no levantes objetos pesados, delega las tareas del hogar que te produzcan fatiga…

-  Realiza cinco comidas al día de poca cantidad para evitar largos periodos de ayuno.

-  Bebe al menos 2 litros de agua al día. La hidratación es fundamental.

-  Procura dormir suficientes horas y que el sueño sea reparador.

-  No permanezcas demasiado tiempo de pie.

Evita realizar ejercicio y acude al Servicio de Urgencias de tu hospital de referencia en las siguientes situaciones:

-  Presencia de contracciones rítmicas y dolorosas que no ceden con el reposo.

-  Sangrado vaginal.

-  Rotura de la bolsa de las aguas.

-  Ausencia de percepción de los movimientos del bebé a lo largo de un día.

-  Dificultad para respirar.

-  Tensión arterial elevada y dolor de cabeza.

-  Dolor e hinchazón en la pantorrilla.

Aurora Fernández-Cañadas. Matrona

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!

Artículos relacionados