Conmishijos en tu correo:

Suscríbete y gana un ordenador para tu hijoSuscríbete gratis al boletín. Recibirás información de ocio en familia y actividades con los niños. Al registrarte, participas en el sorteo de un ordenador infantil

Métodos de reproducción asistida

Tratamientos de fertilidad para conseguir un embarazo

Métodos de reproducción asistida

La reproducción asistida es el proceso que permite la fertilización mediante técnicas que incluyen la manipulación de los gametos de uno o ambos sexos. Su finalidad es la obtención de un embarazo. Esta indicada para el tratamiento de la esterilidad o infertilidad.

La reproducción asistida puede llevarse a cabo empleando distindos métodos, que serán valorados por el facultativo. Entre ellos están la inducción de la ovulación, la inseminación artificial, la fecundación in vitro y la microinyección de espermatozoides.

Métodos de reproducción asistida

1. Inducción de la ovulación

La inducción de la ovulación consiste en la administración de hormonas (citrato de clomifeno, gonadotrofinas) para lograr que el ovario produzca y expulse un óvulo porque la ovulación no ocurre de manera espontánea o es de mala calidad. Pero en ocasiones, se administran hormonas a una mujer que ovula normalmente con el objeto de aumentar la cantidad de óvulos que produce el ovario para favorecer las posibilidades de embarazo, como ocurre con las técnicas de Reproducción Asistida, esto es denominado estimulación de la ovulación.

El objetivo de la inducción de la ovulación es imitar el proceso natural mediante el cual el organismo femenino elimina un solo óvulo y que, por distintos motivos, no se lleva a cabo espontáneamente.

Estos medicamentos deben ser administrados después del estudio de la pareja con problemas de infertilidad y siempre bajo supervisión médica. Se deben realizar controles ecográficos para verificar la respuesta de los ovarios y evitar complicaciones.

Algunas complicaciones son: el síndrome de hiperestimulación ovárica y el embarazo múltiple. El embarazo múltiple (especialmente si es de alto orden: trillizos, cuádruples, etc.) es un embarazo de alto riesgo, con posibilidad de parto prematuro. El síndrome de hiperestimulación ovárica ocurre cuando se ovula un número exagerado de óvulos, produciendo dolor abdominal, retención de líquidos (principalmente en el abdomen), disminución de la capacidad de los riñones para eliminar ese exceso de líquidos, trastornos en la coagulación de la sangre, etc. Si bien este síndrome es una complicación seria, afortunadamente se presenta sólo en un 1-2% de las pacientes en inducciones bien controladas.

2. Inseminación Artificial

La inseminación artificial, es la técnica gracias a la cual se introduce semen en el cuello del útero y existe así la posibilidad de fecundar algún óvulo.

Se lleva a cabo cuando la consecución del embarazo no puede conseguirse por medios naturales, es decir, a través de la relación sexual, pues alguno de los miembros de la pareja presenta dificultades que lo impidan o sea estéril. Se realiza en tres pasos:

1. Primero se estimula el ovario para que produzca varios óvulos. Con esto aumentan también las posibilidades de tener embarazos múltiples, es una cuestión a tener en cuenta.
2. Después se prepara el semen seleccionando los espermatozoides más activos. La baja movilidad de sus espermatozoides es una de las causas de los problemas de los hombres para fecundar a su pareja.
3. Por último se lleva a cabo la inseminación. No necesita anestesia y se realiza en la misma consulta. Generalmente se produce a los dos días tras haberse estimulado el proceso de ovulación.

Se produce la inseminación artificial en el momento en el que el semen es introducido en el cuerpo de la mujer. Esto se realiza introduciendo una cánula plástica muy fina a través del cérvix o cuello uterino y depositando el semen la parte superior del útero. Esta operación no dura más de 20 minutos y no resulta molesta para la paciente. Tras haber sido inseminada, la mujer debe reposar durante un rato para así favorecer la circulación de los espermatozoides y la fecundación del óvulo.

La futura madre no debe desanimarse en caso de no conseguirlo en la primera sesión. No es habitual que se logre a la primera y no se considera que algo falla hasta que se ha intentado al menos 6 veces. Si esto ocurre, el médico recomendará que se sigan otras vías algo más complejas.

Los principales riesgos son:
- Embarazo múltiple, favorecido por el primer pasó de estimulación ovárica.
- Embarazo ectópico, consiste en la implantación del embrión fuera del útero, habitualmente en las trompas.
- Otros riesgos que excepcionalmente se pueden producir derivados de la técnica de Inseminación Artificial, como infección de aparto genital femenino o torsión ovárica.
- Pueden aparecer trastornos psicológicos como síntomas de ansiedad y síntomas depresivos, tanto en el hombre como en la mujer. En algunos casos, pueden surgir dificultades en la relación de pareja (sexual y emocional) y niveles elevados de ansiedad en el período de espera entre la aplicación de la técnica y la confirmación de la consecución o no del embarazo, así como ante los fallos repetidos de la técnica de Inseminación Artificial.

3. Fecundación in Vitro (FIV)

Es una técnica de reproducción asistida que consiste en la extracción de los óvulos de la mujer por punción a través de la vagina y su fecundación con los espermatozoides del varón en el laboratorio. Si la fertilización ocurre, el embrión resultante es transferido al útero donde se implantará pasados unos días, mediante transferencia intrauterina. El objetivo es conseguir que el tratamiento finalice con embarazo, pero también es importante que la pareja viva el proceso como algo sencillo, sin molestias físicas, con ilusión y con confianza en su equipo médico.

Un ciclo de FIV consta de diferentes etapas:
1. Estudio y preparación de la pareja.
2. Estimulación ovárica.
3. Recogida de los ovocitos.
4. Fertilización en Laboratorio: Cultivo de ovocitos, espermatozoides y embriones.
5. Transferencia de los embriones a la madre.

Indicaciones:
- Esterilidad masculina: alteración moderada en la calidad espermática.
- Esterilidad femenina: obstrucción tubárica, alteraciones ovulatorias o endometriosis moderada-severa.
- Esterilidad de origen desconocido (EOD).
- Fracaso repetido en diversos ciclos de inseminación artificial.
Los riesgos de esta técnica son los mismos que los de la Inseminación Artificial

4. Microinyección Intracitoplásmitica de espermatozoides (ICSI)

Es una técnica de reproducción asistida similar a la fecundación in Vitro convencional, con la diferencia de que la inseminación de los óvulos se realiza al introducir un espermatozoide en el interior del óvulo mediante una micro-aguja.

Indicaciones:
- Esterilidad masculina: cuando existe azoospermia, oligozoospermia, astenozoospermia, teratozoospermia, varones que se han realizado una vasectomía, con alguna enfermedad infecciosa (VIH, hepatitis, etc.), con semen congelado previo a radioterapia o quimioterapia o imposibilidad de obtener una eyaculación en condiciones normales.
- Esterilidad femenina: obtención de un bajo número de ovocitos tras una estimulación ovárica o mala calidad ovocitaria.
- Fracaso repetido de embarazo en diversos ciclos de fecundación in Vitro convencional.
- Fallo de fecundación de los ovocitos con FIV convencional.
- La realización del diagnóstico genético preimplantatorio (DGP) por alteraciones genéticas en la pareja o por la necesidad de conocer los embriones genéticamente normales.
- Esterilidad inmunológica con alto número de anticuerpos antiespermatozoides.
Los riesgos de esta técnica son los mismos que los de la Inseminación Artificial y la Fecundación In Vitro.

Ana Tejeda. Matrona

Artículos relacionados

0 comentarios

Avatar

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x

Suscríbete a nuestro boletín

Recibe información de las mejores actividades y planes con niños. Además, todo sobre la educación y cuidado de los hijos.


Revista del embarazo semana a semana