Congelación: premio a la frescura

La congelación es un método seguro para la conservación de alimentos

La congelación es un método casero para conservar alimentos más reciente que el de los tradicionales frascos. Esta técnica permite conservar frutas y hortalizas frescas crudas preservando todas sus cualidades gustativas. Sigue estos consejos y trucos para una buena congelación.

  “Hay que escoger productos sanos, lo más frescos posible. Lo ideal es congelarlos en las 12 horas siguientes a la recolección”.

Frutas

Lava y seca las frutas. Pélalas. Quítales el rabo, las pepitas o el hueso, según el tipo de fruta. Corta las más grandes por la mitad o en cuartos. Colócalas planas en una bandeja para congelarlas sin que se amontonen. Una vez congeladas, mételas en bolsas de congelación o en envases herméticos.

Ten en cuenta que los frutos del bosque pierden consistencia al descongelarse. De modo que tal vez sea conveniente prepararlos en jalea antes de congelarlos. Luego puedes utilizar la jalea directamente para acompañar un queso fresco o para preparar postres rápidos.

Hortalizas

Lava y pela las hortalizas. Escáldalas 3 minutos en agua hirviendo sin sal y luego sumérgelas en agua fría. Escúrrelas y sécalas antes de congelarlas. No es necesario pelar las berenjenas y los calabacines. Las hortalizas que se oxidan, como las alcachofas o los champiñones, tienen que escaldarse en agua con un chorrito de limón. Por último, dado que es mejor congelar en trozos pequeños, corta las hortalizas en función del uso que vayas a darles: las zanahorias en rodajas o las berenjenas en cubos, por ejemplo. Congélalas como las frutas antes de meterlas en los envases adecuados.

Platos preparados caseros

Todos o casi todos los platos preparados en casa pueden congelarse, pero los que llevan salsa y los gratinados se prestan especialmente bien. Para ahorrar tiempo, cocina el plato en grandes cantidades y luego repártelo en distintos envases. Espera a que se enfríen bien antes de congelarlos.

Consejos para una buena congelación

Para poder congelar alimentos, en el congelador debe figurar el símbolo ****. Esto significa que puede hacer descender rápidamente la temperatura de un alimento sometiéndolo a un frío inferior o igual a -24 ºC.
Su poder de congelación expresado en kilos –que aparece reflejado en el prospecto- determina la cantidad de productos que es capaz de congelar en 24 horas. Respeta escrupulosamente esa indicación.
La capa de escarcha que se forma en las paredes del congelador hace que disminuyan sus prestaciones energéticas. Conviene retirar la escarcha cada cierto tiempo y especialmente antes de proceder a congelar alimentos.
Dos horas antes de colocar los alimentos preparados en el congelador, aprieta el botón “congelación” o regula el mando al máximo. Para entonces ya habrá alcanzado la temperatura necesaria para una congelación rápida óptima.
Escribe la fecha de congelación en los envases o las bolsas y consume los productos en los plazos recomendados: de 8 a 10 meses para las frutas y las hortalizas y 3 meses para los platos preparados caseros.

Elisabeth Tzimakas

 © Enfant Magazine

Conoce las revistas para niños de Bayard

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!