Husky Siberiano: Sube, que te llevo

Husky Siberiano: Sube, que te llevo

El Husky era criado por nómadas en Siberia para tirar de sus trineos y guardar el ganado.

Para encontrar el origen de esta raza tenemos que trasladarnos a la fría Siberia. El Husky pertenece al grupo de perros denominado como ‘Spitz’, y era criado por los nómadas chukchi para cumplir la función de arrastrar los trineos, a la vez que vigilaban las manadas de ciervos. El Husky Siberiano es sociable y gentil. Siempre se encuentra en estado de alerta, aunque no tiene las características específicas de un perro guardián. No es demasiado desconfiado con los extraños, aunque su apariencia de lobo puede ser disuasoria para visitantes indeseados. El adiestramiento de la raza en este perro puede ser que nos cueste un poco más de trabajo que el que precisan otros perros. Son un poco testarudos, por eso a lo mejor no es la mejor elección para los ‘primerizos’ en el mundo del perro. En líneas generales, el Husky es una buena mascota para toda la familia, aunque bien es cierto que se recomienda que exista alguien en su entorno capaz de fomentar el ejercicio físico que precisa la raza.

Cuidados

Empeñarse en bañarlos a menudo es una tarea difícil e incluso casi innecesaria. De forma natural, su pelaje repele la suciedad, aunque requerirá un cepillado o dos cada semana para mantener su brillo natural.

Husky Siberiano: Sube, que te llevo

Conoce las revistas para niños de Bayard

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!