Cursos de inglés en verano

El inglés resulta cada día más necesario y su conocimiento es primordial para el futuro de los niños y de los jóvenes.

En el extranjero, la mejor opción

Según los expertos, la inmersión es la forma más rápida y eficaz de dominar una lengua. Por eso, ahora que se aproxima el verano, muchos padres se plantean enviar a sus hijos a otros países durante varias semanas. Hoy en día la oferta es muy amplia pero, para acertar, es necesario contar con la experiencia de empresas y organizaciones profesionales de acreditado prestigio, que nos puedan asesorar y prestar un servicio integral de calidad.

Para todos los gustos

Actualmente, todo el mundo puede encontrar un curso que encaje con sus gustos y necesidades ya que se puede escoger la duración, el destino, el tipo de residencia, la metodología, etc. Existe incluso la posibilidad de combinar el estudio del inglés con la práctica y perfeccionamiento de diversos deportes en escuelas profesionales, con la participación de jugadores y entrenadores de reconocido prestigio.

En familia

También hay programas para toda la familia que facilitan el alquiler de apartamentos e incluyen clases de inglés para todos los miembros del clan, incluidos los niños de 4 a 16 años. De este modo, mientras los padres estudian, por ejemplo, “Business English”, los hijos pueden hacer un curso general y al terminar su jornada lectiva desarrollar juntos excursiones, visitas a museos, compras, etc.

Campamentos para los más pequeños

Para los niños con edades comprendidas entre los 6 y los 12 ó 13 años la opción ideal son los campamentos de idiomas en España. Suelen estar enclavados en entornos naturales de extraordinaria belleza y mezclan el aprendizaje del inglés con la realización de deportes tradicionales o de aventura. Además esta experiencia prepara a los chicos para dar el salto al extranjero cuando sean un poco mayores. También existen los campamentos urbanos, que siguen una programación muy similar a la de los campamentos en la naturaleza y que, además de la opción residencial, ofrecen en muchos casos la opción “day camp”, que permite al alumno regresar a casa para dormir.

ASEPROCE. Viajar con garantías

El pasado año, más de 140.000 españoles siguieron un curso de idiomas en el extranjero. El 57% eran menores de edad. Si siempre es importante asegurarse de antemano de la calidad de un servicio, en este caso con mayor motivo. Precisamente éste el objetivo de la Asociación de Promotores de Cursos en el Extranjero (ASEPROCE), una organización sin ánimo de lucro, cuyo fin último es promover la profesionalidad de las empresas del sector y defender los intereses de los estudiantes. Todas las empresas miembros de ASEPROCE están legalmente establecidas y cuentan con probada experiencia. No sólo se encargan de la matricula en el centro de idiomas, el colegio o la universidad; del alojamiento y de los traslados; o del seguimiento, sino también - lo que es de gran importancia – ofrecen una completa asistencia personalizada y un apoyo permanente a lo largo de la estancia en el extranjero.

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!