Cocina sano y barato

La leche, el huevo y la patata, ingredientes sanos y baratos

¿La alimentación se come una gran parte del presupuesto familiar? No tendría por qué. Los ingredientes básicos de una cocina equilibrada no son muy caros. Otorga protagonismo a la leche, el huevo y la patata en tus menús. Satisfarás tanto a tus gourmets como a tu monedero.

leche_alimentacion_bebe

La leche: una base sólida

La leche es el alimento principal de tu bebé, desde luego, pero el calcio que aporta también es indispensable para los niños y la mujer embarazada.

Si quieres preparar recetas a base de leche adaptadas a la edad de tu hijo, sustituye la leche de vaca por leche para lactantes (para bebés de hasta 6 meses), leche de continuación (para bebés de 6 a 12 meses) y leche de crecimiento (hasta los 6 años). No la sustituyas por leche de soja, de almendras u otras. Esos productos no aportan los nutrientes indispensables para la salud del niño.

En caso de intolerancia a la lactosa, solo tu médico puede aconsejarte un sustituto adaptado y, eventualmente, complementos alimentarios que permitan evitar las carencias.

A partir de los 6 años, tu hijo debe consumir leche o productos lácteos con leche entera y no desnatada o semidesnatada: los ácidos grasos que contiene son esenciales para el buen desarrollo de su sistema nervioso. Por último, si el niño se resiste a tomar un tazón de leche para desayunar, prepara recetas a base de leche para que la consuma.

Truco para ahorrar

La leche es un alimento básico asequible cuyo precio que va de los 0.50 € el litro para una marca blanca a 1.60 € para la leche de crecimiento. Si la consumes fresca, compra la cantidad en función del consumo familiar porque, una vez abierta, no se conserva mucho tiempo. Y compara los precios por litro de las etiquetas de los diferentes envases.

La patata: energía para toda la familia

La patata es una hortaliza que contiene fécula. Es rica en almidón, un glúcido lento que libera energía progresivamente, sacia el apetito. Además los pequeños la digieren fácilmente. Es una suerte, porque este alimento tan apreciado por los niños también aporta vitamina C, minerales y fibra que favorece el tránsito intestinal. ¡Y todo ello sin dañar el presupuesto!

Aunque tiene fama de alimento hipercalórico, la patata hervida solo aporta 80 kcal por cada 100 gramos. De modo que puedes incluirla regularmente en los menús porque, además, puedes cocinarlas de múltiples maneras.

La patata se puede introducir desde el comienzo de la diversificación alimentaria, normalmente asociada al puré de verduras.

Truco para ahorrar

Las variedades más comunes se venden a partir de 1 € el kilo. Si las compras en bolsas de 5 o 10 kilos, salen más baratas… siempre que las conserves en un lugar fresco y oscuro.

El huevo: un concentrado inteligente

El huevo es un excelente sustituto de la carne. Es rico en proteínas completas, es decir, que contienen los nueve aminoácidos esenciales para la salud ¡y a buen precio! Además contiene colina, que ayuda al desarrollo del cerebro, y antioxidantes, buenos para la renovación de las células.

Desde el punto de vista práctico, se conserva hasta 28 días después de la puesta, por lo que se puede almacenar. Guarda los huevos en un lugar fresco y tira a la basura los que tengan la cáscara resquebrajada.

A los 6 meses, tu bebé puede empezar a tomar media yema de huevo duro de una a dos veces por semana. Y, al año, un huevo duro entero también de una a dos veces por semana, en sustitución de la carne.

Truco para ahorrar

Aunque sean más baratos, no compres huevos de gallinas criadas “en batería”, es decir, en jaulas unas al lado de otras. Ahorra escogiendo huevos de tamaño mediano y comprando por docenas o más. Consúmelos pasados por agua o fritos los primeros días y cocidos después.

Elisabeth Tzimakas

 © Enfant Magazine

Conoce las revistas para niños de Bayard

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!