Infertilidad femenina: causas

Infertilidad femenina: causas

¿Llevas más de un año buscando un embarazo y, de momento, no lo consigues?

Daños y obstrucciones en las trompas de Falopio, endometriosis, problemas ovulatorios, niveles altos de prolactina, síndrome de ovario poliquístico, menopausia precoz, fibroides uterinos y adherencias pélvicas son las causas más frecuentes de infertilidad y esterilidad en la mujer. Todas ellos tienen tratamiento.

Daños u obstrucciones en las trompas de Falopio

A menudo, los daños son consecuencia de inflamación (salpingitis). Las infecciones por clamidias (una enfermedad de transmisión sexual o ETS) es sin embargo la causa más frecuente. La inflamación tubal (de las trompas) puede pasar desapercibida o bien producir dolor y fiebre. Los daños en las trompas son causa frecuente de embarazo ectópico (el riesgo aumenta con cada infección). Apenas un episodio de infección tubal puede generar problemas de fertilidad.

Endometriosis

Se produce cuando tejido del útero o matriz se implanta fuera del mismo, una situación que a menudo afecta a la función de los ovarios, el útero y las trompas de Falopio. Al tratarse de tejido uterino, estos implantes responden a las señales del ciclo menstrual, por lo que crecen, descaman y sangran mensualmente, en sincronía con el recubrimiento uterino. Esto puede producir tejido cicatrizal e inflamación. Dolor pélvico e incapacidad para conseguir un embarazo son a menudo síntomas de la endometriosis.

Trastornos ovulatorios

Alteraciones en las zonas del cerebro que regulan la ovulación pueden reducir los niveles de hormona luteinizante (LH) y de hormona folículo estimulante (FSH). Incluso leves irregularidades en el sistema hormonal pueden afectar a la ovulación. Entre las causas que provocan trastornos hipotalámicos/pituitarios se citan traumas, tumores, exceso de actividad física y ejercicio y alimentación insuficiente (como en la anorexia).

Niveles altos de prolactina (hiperprolactinemia)

La hormona prolactina estimula la producción de leche materna. Altos niveles de dicha hormona en mujeres que no están embarazadas o no están lactando pueden ser síntoma de tumor pituitario. En cualquier caso afectan a la ovulación. Algunos medicamentos pueden aumentar los niveles de esta hormona (por eso conviene decir al médico todos los medicamentos que estamos tomando). Tener flujo de leche fuera del embarazo puede ser signo de niveles altos de prolactina.

Síndrome de ovario poliquístico (SOP)

Es la causa más frecuente de infertilidad femenina y afecta al 6%-10% de las mujeres, a veces desde la infancia. Las mujeres afectadas producen un exceso de andrógenos (hormonas masculinas, que también tenemos las mujeres), lo que afecta a la ovulación. La disfunción ovárica suele producirse por la presencia de numerosos quistes en los ovarios (de ahí su nombre). Los síntomas más frecuentes son ausencia de reglas o reglas esporádicas, aumento del vello corporal (hirsutismo) y acné. El SOP está asociado con resistencia a la insulina (un problema que puede conducir a la diabetes), síndrome metabólico (que aumenta el riesgo cardiovascular) y obesidad. A veces, el problema se controla sin medicamentos, perdiendo peso e introduciendo cambios en la dieta y el estilo de vida.

Menopausia precoz (fallo ovárico prematuro)

Indica la ausencia de menstruación y la pérdida o depleción total de folículos ováricos (que contienen los óvulos) antes de los 35-40 años. Aunque no se conocen las causas, hay factores asociados con el problema, entre ellos enfermedades inmunitarias, radioterapia o quimioterapia y tabaquismo.

Fibroides o miomas uterinos

Son tumores benignos en la pared del útero, muy comunes en mujeres de 30 años. En ocasiones pueden llegar a bloquear las trompas de Falopio.

Adherencias pélvicas

Son una especie de tiras de tejido cicatrizal que unen de forma parcial o total las paredes del útero. Pueden ser consecuencia de infecciones pélvicas, apendicitis, legrados o cirugía abdominal o pélvica. El tejido cicatrizar puede afectar a la fertilidad. Es un problema reversible y puede o no requerir intervención quirúrgica.

Otras causas

Además de todo lo anterior, pueden estar impidiendo un embarazo:

Medicamentos. El empleo de ciertos medicamentos puede producir esterilidad temporal. En la mayoría de los casos, ésta se resuelve cuando se deja de tomar el fármaco responsable.
Problemas tiroideos. Exceso de hormona tiroidea (hipertiroidimo) o bajos niveles de hormona tiroidea (hipotiroidismo), pueden interrumpir el ciclo menstrual y producir esterilidad. Ambos problemas son tratables.
Cancer y su tratamiento. Algunos cánceres-- en especial los cánceres en órganos del sistema reproductivo femenino • pueden influir seriamente en la fertilidad. Igualmente, la radioterapia y la quimioterapia afectan a la capacidad reproductiva femenina (y masculina).
Otras enfermedades. Enfermedad de Cushing, anemia falciforme, HIV/Sida, enfermedad renal y diabetes y, en general, problemas de salud asociados con retrasos en la pubertad o amenorrea (ausencia de reglas) pueden afectar a la fertilidad femenina.
Abuso de cafeína. Hay estudios que han asociado el consumo excesivo de cafeína con problemas de fertilidad en la mujer.

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!

Artículos relacionados