enseñar al bebé a ir al baño

¿Verdadero o falso? Cómo enseñar a tu bebé a ir al baño

Durante las vacaciones, tenemos más tiempo para acompañar a nuestro hijo en los aprendizajes, especialmente el de hacer sus necesidades en el orinal. Para ayudarle en esta gran etapa es mejor repasar algunas ideas preconcebidas.

Consejos para enseñar a tu bebé a ir al baño: ¿verdadero o falso?

Descubre si es verdadero o falso esas afirmaciones comunes relativas al momento de dejar el pañal. Aclara tus dudas en torno a cómo enseñar a tu bebé a ir al baño. 

1. "Aprovechar el verano para dejarle con el culete al aire le ayuda a aprender a ir al baño"

VERDADERO y FALSO. Para que un niño vaya a hacer sus necesidades al baño, tiene que ser capaz de identificar los momentos en los que necesita hacer pis o caca, conseguir controlar los esfínteres y tener ganas de dar el paso.

Por lo que respecta al control de los esfínteres, no se puede acelerar el proceso: es una cuestión de madurez neuromuscular. Se suele alcanzar cuando el niño logra subir y bajar una escalera alternando los pasos. ¡Dejarle el culete al aire no cambiará nada!

Pero la desnudez puede ayudarle a tomar conciencia de sus necesidades. Cuando está desnudo, tiene más sensaciones: nota el flujo y puede relacionarlo con lo que siente en su cuerpo justo antes.

2. "Si los padres están impacientes, el niño se puede bloquear"

VERDADERO y FALSO. Una presión excesiva de los padres puede provocar la oposición del niño. Todo depende de cómo presentemos las cosas. Podemos explicarle que para ir al cole, hacer amigos y descubrir actividades hay que dejar de llevar pañal. Se trata de estimular sus ganas de crecer y, por lo tanto, de prender a ir al baño.

Pero deshacerse de los pañalesno es fácil: supone renunciar a esos momentos íntimos con sus padres, cuando le cambian. Por eso el niño necesita un buen motivo, ¡y el colegio es uno!

3. "Si hace pis o caca en el orinal, le podemos felicitar"

VERDADERO. Dejar de hacerse sus necesidades encima es algo natural y no una hazaña. Pero, aún así, hacerlas en el orinal y no en el pañal merece nuestra felicitación. Porque necesita apoyo en esta larga aventura en la que hay avances y recaídas.

Algunos días logrará pedir el orinal a tiempo; otros, no se acordará. Algunos días tendrá ganas de no hacerse sus necesidades encima y ser mayor; otros, no. Hay que dejar tiempo al tiempo, el proceso puede llevar seis meses, hasta que el niño aprenda a ir al baño definitivamente.

4. "Poner al bebé a una hora determinada en el orinal ayuda a que se acostumbre"

FALSO. Seguir el ritmo de sus necesidades para sentarlo en el orinal puede evitar que ensucie el pañal. Pero eso no le ayudará a aprender a ir al baño, porque no habrá tomado conciencia de las sensaciones de su cuerpo. Es más efectivo que cuando los padres le vean tocarse los genitales o retorcerse le digan: "Me parece que tienes ganas de hacer pis, ¿quieres sentarte en el orinal?".

Así no le imponen una lectura (sabemos que tienes ganas de hacer pis) y le dejan tomar su propia decisión. Si dice que no y luego se produce el accidente, da igual. Poco a poco, se dará cuenta de que sus padres le sugieren el comportamiento adecuado: ¡sentarse en el orinal!


5. "Es mejor que no vea lo que vaciamos en el retrete, porque podría inquietarse"

FALSO. Es verdad que ver desaparecer la caca en un torbellino de agua puede causar inquietud en el niño: algo de sí desaparece. Lo mejor es darle explicaciones claras y tranquilizadoras. Podemos decirle que su caca no desaparece, que se va a la tierra y sirve de abono para que crezcan árboles y flores.

No es necesario entrar en detalles técnicos sobre las depuradoras. Solo necesita que le den seguridad. Si no la tuviera, podría negarse a hacer caca, lo que le provocaría estreñimiento.

Declaraciones de la psicóloga Anne Gatecel recogidas por Isabelle Gravillon.

 

5 buenas razones para suscribirse a Popi

Una publicación realizada por especialistas, concebida para niños de 1 a 3 años.

Popi lo estimula para abrirse al mundo que le rodea y acompaña sus primeras palabras.

Una revista llena de alegría, ternura y sorpresas. Disfruta de su sonrisa cuando la recibe.

Sus esquinas redondeadas y hojas de cartulina son perfectas para sus pequeñas manos.

Comparte con tu bebé momentos únicos de complicidad.

Conoce las revistas para niños de Bayard