Conmishijos en tu correo:

Suscríbete y gana un ordenador para tu hijoSuscríbete gratis al boletín. Recibirás información de ocio en familia y actividades con los niños. Al registrarte, participas en el sorteo de un ordenador infantil

Educación para el esfuerzo

Fomentar en el niño el sentimiento de su propia capacidad

Educación para el esfuerzo

Premios, cambio de creencias y, en menor medida, los castigos son, a juicio del profesor Marina, las tres grandes herramientas para educar a los niños en el esfuerzo.

Un niño puede ser incapaz de esforzarse en aquello que no le gusta pero ser obstinado en hacer lo que le apetece. Me gustaría decir a los padres que los métodos educativos no producen unos efectos mecánicamente determinados. Lo más que podemos hacer es aumentar la probabilidad de que el niño se comporte de la manera que queremos. ¿Cómo se puede fomentar el esfuerzo en los niños? Las tres grandes herramientas educativas que tenemos son el premio, el castigoy el cambio de las creencias. Los castigos suelen ser eficaces para evitar conductas, no para fomentarlas. No es probable que encerrar a un niño en su cuarto le anime a estudiar si no le gusta hacerlo.

Tres tipos de premios para los niños

- poder hacer cosas que quieren (comprar golosinas, ver televisión, tener un juguete)

- ser elogiado por las personas que le importen

- disfrutar con la conciencia de su propia capacidad.

En la educación para el esfuerzo deben intervenir estos tres tipos de premios, pero en su debido orden. Fomentar en el niño el sentimiento de su propia capacidad es tal vez lo más importante y útil, porque todos queremos sentirnos eficaces, ser conscientes de nuestra pericia.

Adquisición de hábitos

Cuando este procedimiento no funcione, porque las tareas sean inevitablemente monótonas o aburridas, los padres deben utilizar un segundo tipo de premios –el elogio, la valoración o la amenaza de un ligero rechazo– para conseguir que el niño adquiera hábitos adecuados. Uno de esos hábitos, que también ha desaparecido del mundo educativo, es el hábito de cumplir con el deber: “Y además tienes que hacerlo porque es tu deber, como el mío es ir a trabajar o preparar tu comida”. Y éste es el punto final de toda discusión. El sentido del deber debe ser un hábito inculcado desde la infancia. Antes decía que una parte importante de la educación consiste en saber que hay que hacer cosas aunque no se tenga ganas de hacerlas.

Regalos y propinas para los niños

Por último, el tercer tipo de premios; el más inmediato y material, el que permite al niño tener o hacer algo que quiere: los regalos, las propinas, etc. Estos premios, también necesarios, deben ser dosificados. No sirve para nada intentar “comprar” cada uno de los esfuerzos de los niños. Deben servir únicamente para completar o fortalecer los otros procedimientos.

Aplazar la recompensa a los niños

Hemos de enseñar a “aplazar la recompensa”. Los niños necesitan saber que muchas veces hay que hacer cosas desagradables para conseguir una meta agradable, y que mantener el esfuerzo durante el trayecto puede ser duro. A mí, como profesor, me resulta muy útil ponerles como ejemplo el entrenamiento. Es muy bonito jugar bien al fútbol, pero para ello es necesario entrenarse. Y creo que todos los educadores, seamos padres o maestros, somos fundamentalmente entrenadores. Piénsenlo detenidamente y actúen en consecuencia.

José Antonio Marina Catedrático de Filosofía. Experto en Teoría de la inteligencia. Escritor

Artículos relacionados

0 comentarios

Avatar

  • Día de la madre

    Día de la Madre

  • Jugar a cantar

    Música educativa

  • Medio Ambiente

    Educación Ambiental

Día de la Madre

  • CAPERUCITA ROJA  - Cuentos infantiles

    CAPERUCITA ROJA - Cuentos infantiles

  • CUENTOS INFANTILES - Caracol Col Col - AUTOESTIMA

    CUENTOS INFANTILES - Caracol Col Col - AUTOESTIMA

  • Cuento infantil

    Cuento infantil "Un elefante

  • Cuentos infantiles - La bruja Endunda - Cuentacuentos

    Cuentos infantiles - La bruja Endunda - Cuentacuentos

  • Tú grande, yo pequeño - Cuentos infantiles

    Tú grande, yo pequeño - Cuentos infantiles

  • Cuentos para niños.- La bailarina de la caja de música

    Cuentos para niños.- La bailarina de la caja de música

  • Cuento Infantil - La gallina marcelina. CUENTOSTUBE.COM

    Cuento Infantil - La gallina marcelina. CUENTOSTUBE.COM

  • LA PRINCESA Y EL GUISANTE - Cuentos infantiles

    LA PRINCESA Y EL GUISANTE - Cuentos infantiles

  • El gatito desordenado. Cuento Infantil.

    El gatito desordenado. Cuento Infantil.

  • Piratas bebés - El cofre del capitán Gominola

    Piratas bebés - El cofre del capitán Gominola

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x

Suscríbete a nuestro boletín

Recibe información de las mejores actividades y planes con niños. Además, todo sobre la educación y cuidado de los hijos.


Revista del embarazo semana a semana