Dolor en el pecho durante el embarazo

Dolor en el pecho durante el embarazo

Las hormonas producidas durante el embarazo, principalmente los estrógenos y la progesterona aumentan el flujo sanguíneo y provocan cambios en los tejidos mamarios, lo cual puede hacer que sientas los pechos hinchados, doloridos, con hormigueo y más sensibles al tacto.

dolor de pecho durante el embarazo

La sensibilidad en los pechos y en los pezones es uno de los primeros síntomas del embarazo. Generalmente comienza entre las 4 y las 6 semanas del embarazo y persiste durante el primer trimestre de embarazo.

Hacia la semana 9 de embarazo aproximadamente, las mamas empiezan  a crecer y es normal que sientas picor u hormigueo en los pechos a medida que se estira tu piel. Es importante que te hidrates bien para evitar que aparezcan estrías.

También empezaras a verte unas venas azuladas a través de la piel de las mamas. Los pezones y areolas se agrandan y oscurecen. Además aparecerán en las areolas unos pequeños bultitos denominadas glándulas de Montgomery  encargadas de producir una sustancia lubricante que hidrata los pezones y las areolas. ¡Los pechos se están preparando para alimentar al bebé cuando nazca!

Aproximadamente en el tercer mes de embarazo, los pechos comienzan a producir calostro, y aunque es normal que la salida de una pequeña cantidad no se produzca hasta el final del embarazo, algunas mujeres ya notan su secreción desde finales del primer trimestre.

¿Qué puedo hacer para aliviar el dolor de pecho?

No es mucho lo que se puede hacer para aliviar estos síntomas que producen las hormonas al inicio de la gestación.

Es conveniente llevar un sujetador especial para embarazadas, que tenga buena sujeción, tirantes anchos para que no se claven en los hombros y preferiblemente sin “aros”. También puede ayudarte que no tengan costuras cerca del pezón, sean de algodón y sin encaje, te resultarán más cómodos y absorbentes que los sintéticos.

Durante la noche, puede ser más cómodo dormir con un sujetador, pero es importante que sea de un tejido suave y que no tenga  aros y se compra en las tiendas de maternidad.

Puedes elegir uno que te vaya un poco grande, de modo que tus pechos tengan espacio para crecer, ya que es posible que aumentes una talla o dos, a medida que avance el la gestación. Y asegúrate de que puedes abrocharlo en la posición más ajustada, para poder ir usando los otros cierres a medida que te vayas ensanchando y te vayan creciendo los pechos. Esto te irá muy bien, especialmente si compras un sujetador de lactancia antes de que nazca el bebé, ya que al bajarte la leche, puede volver a aumentar el tamaño de los pechos.

¡Ten paciencia, el dolor y malestar debe disminuir en las próximas semanas!

Ana Tejeda. Matrona

Suscríbete al Club Conmishijos

Herramientas de Embarazo

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!