Cómo enseñarle a superar una derrota

Aprende a tranquilizar a un niño que tiene miedo a perder una competición

La competición deportiva es una buena ocasión para enfrentarse a los demás y luchar por un objetivo. Pero, a veces, supone demasiada presión para el niño o la niña. ¿Cómo podemos ayudarle a controlar el estrés el día señalado? ¿Cómo hacerle comprender que también se aprende de los errores y de las derrotas? Aquí tenéis algunos consejos.

Des-dra-ma-ti-zar

Una competición no es una cuestión de vida o muerte. “Es esencial desdramatizar el riesgo eventual de perder, subraya Geneviève Henry, psicóloga clínica de niños y adolescentes, Sobre todo porque, a menudo, la presión procede de los adultos”. Generalmente, los niños suelen tener miedo a decepcionar a sus compañeros de equipo, a su entrenador o a sus padres. “El papel de los padres, apunta Geneviève Henry, consiste en lograr que los hijos distingan entre el valor de la persona y sus resultados: perder no convierte a nadie en un “inútil”. Aunque fracasemos, seguimos siendo los mismos, nuestra valía no cambia”. Hasta los mejores pierden…

Analizar juntos lo que ha pasado

Cuando una competición va mal y el niño fracasa en lo que creía destacar, es importante hablar con él sobre lo ocurrido, ayudarlo a analizar lo que ha pasado. ¿Estaba nervioso? ¿Cansado? ¿Le faltaba entrenamiento? “A veces, los niños tienden a acusar a los árbitros de tomar decisiones injustas, comenta Geneviève Henry. Hay que ayudarles a aceptar un resultado, a reconocer una mala actuación, a analizarse a sí mismos”. Y a identificar lo que podrían mejorar para la próxima vez. Los adultos tienen que valorar la dificultad y la exigencia de las competiciones y no apuntar a un niño a un torneo que esté por encima de sus posibilidades.

Ayudarlo a aprender de las derrotas

Hay un montón de razones para perder: hay días en los que todo sale y otros en los que no sale nada, a veces el rival es más fuerte... Pero, en otras ocasiones, la culpa está en la falta de entrenamiento, porque, como es evidente, el deporte exige un esfuerzo. “En todos los casos, subraya Geneviève Henry, el niño tiene que sentir que perder no es una fatalidad y que también se aprende de las derrotas. Es el momento de ayudarlo a analizar lo que necesita mejorar para no encontrarse de nuevo en apuros”. La idea de luchar por un objetivo puede hacer que algunos niños recuperen el placer por el esfuerzo. Es fundamental acompañarlos tanto en sus victorias como en sus derrotas. Sophie Coucharrière

Conoce las revistas para niños de Bayard

Artículos relacionados

Comentarios (2)

12 jul 2016 03:46 MARTINA

excelentes consejos
hace poco mi hijo Luki de 8 años perdio un torneo de taekuondo y se frusto mal, yo lo induci a que no era para tanto que hay que saber perder, que no siempre se gana que lo importante es participar, etc. pero de un lado mas conformista, no lo guie como dice el consejito a apuntarlarse para la proxima vez y luchar por sus ideales, lo aplicare

gracias y cariños

27 ago 2013 05:18 lucia

mi hijo juega tenis y le da mucho temor jugar y se enreda todo cuando juega con un niño que de antemano el sabeque juega bien. gracias