Enuresis: Equípale para ir de campamento

Saco de dormir, linterna, cantimplora… y unos cuantos trucos para que sólo tenga que preocuparse de disfrutar durante sus vacaciones

La enuresis no debe ser un problema para que tu hijo disfrute de sus vacaciones como el que más, aunque es normal que tenga miedo de pasar tiempo fuera de casa por su patología. Para solucionarlo te proponemos unos sencillos trucos.

Por las noches…

El quid de la cuestión es la hora de dormir. Averigua si dormirán en zona de acampada, en sacos, o bien lo harán en un albergue. En el primer caso lo más cómodo será incluir en su mochila pañales desechables, que él mismo podrá esconder dentro del saco a la hora de dormir –están “pensados” para ser lo más discretos posible- y que el niño pueda utilizarlos bajo el pijama y desecharlos por la mañana. Si su caso es el de pasar la noche en una habitación común en un albergue, provéele de recambios de sábanas y un forro impermeable para que lo meta entre las sábanas. Puedes adquirirlos o fabricarlos tú misma hule o tela de vinilo para manteles.

Y durante el día…

Recuérdale también que, durante el día, mantenga todos los hábitos que le ayudarán a pasar mejor la noche (evitar los refrescos, también los dulces para merendar, que trate de hacer la cena a base de sólidos…). Y puedes poner a los monitores al tanto de la patología de tu hijo para que ellos también puedan estar pendientes y ayudarlo en caso de que lo necesite. Por último, recuerda enviarle al campamento provisto además de una buena dosis de autoestima.

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!

Artículos relacionados