Cómo ayudar a los niños que se hacen pis en la cama

Causas y soluciones paralos niños con enuresis infantil

La enuresis puede ser un problema para los niños que les impida realizar actividades normales como ir a campamentos, o a dormir en casa de amigos. Por eso conviene conocer las posibles causas de este problema y cómo afrontarlo.

La ayuda y la comprensión son claves para que los niños puedan afrontar la enuresis. Aparte de los motivos físicos, se suman factores psicológicos que se deben tratar en la familia y con el médico.

Enuresis infantil

Por qué se hacen pis los niños en la cama

Los pacientes que sufren enuresis suelen tener una vejiga capaz de contener menor volumen de orina, y un aumento de la micción nocturna con respecto a los que no la sufren. La enuresis también se relaciona con lo que se considera un fallo al despertar, de tal manera que el impulso de hacer pis no les saca del sueño.

Casi todos los casos de enuresis se pueden englobar dentro de retrasos de la maduración. El desarrollo en estos procesos madurativos se puede afectar por múltiples factores como el estrés o las presiones sociales. Así, hechos como el nacimiento de un hermano, el cambio de colegio, el divorcio de los padres, etc.., pueden estar detrás de muchas enuresis. Hay que añadir que la propia enuresis constituye un factor estresante por lo que de estigma tiene a la hora de establecer relaciones sociales.

Existen múltiples enfermedades que pueden ofrecer un diagnóstico alternativo: infecciones de orina, alteraciones anatómicas del aparato urinario, alteraciones neurológicas, diabetes mellitas, diabetes insípida, apneas obstructivas del sueño, estreñimiento, abuso sexual, estreñimiento crónico, crisis epilépticas nocturnas, etc… Ante la sospecha de cualquiera de ellas, el pediatra practicará diversas pruebas diagnósticas que permitan diferenciar las distintas patologías.

Soluciones para la enuresis en los niños

Ante todo niño que sufra enuresis una de las cosas que no debemos olvidar es transmitirle que él es capaz de implicarse en su propio tratamiento, y tratar de reducir los sentimientos de culpa o de vergüenza. La familia es un pilar fundamental para conseguir esto. Se deben suprimir los pañales en la noche, y en su lugar usar protectores de colchón.

Las recomendaciones irán encaminadas al aumento del consumo de líquido durante el día para ir aumentando la capacidad de llenado de la vejiga, y disminuir el consumo a última hora de la tarde. Se han de evitar las bebidas diuréticas, entre ellas las que llevan cafeína. Otra de las cuestiones importantes es entrenar al niño para que cuando realice una micción lo haga de manera completa, sin prisas por irse a realizar cualquier otra actividad, para evitar lo que se conoce como “residuo postmiccional”, que queda en la vejiga de forma prolongada hasta la siguiente vez que vaya al baño, haciendo presión sobre la vejiga y dando lugar consecuentemente a una progresiva disfunción de ésta.

Se utilizan habitualmente en niños con enuresis los calendarios miccionales, en los que el propio paciente junto con su familia rellenan diariamente con soles o con caras alegres los días secos, y con nubes o caras tristes los días en que el niño ha mojado la cama. Se combina con un sistema de recompensa (nunca de castigo) cuando reúne unas cuantas noches secas seguidas.

Se recomienda despertar al niño durante la noche para que haga pis, de modo que cada día se hará un poco más temprano. Existen además diversos entrenamientos conductuales, tales como cambiar cama y pijama, y despertar de modo programado y frecuente al niño durante la noche (la primera noche, cada hora, y el resto de las noches una sola vez pero cada vez más temprano). Se pueden combinar estos métodos con las alarmas, que son aparatos que detectan la distensión de la vejiga y despiertan al paciente para que inhiba el reflejo de la micción.

María Amparo Carreño Beltrán. Pediatra

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!

Artículos relacionados