Trastornos del sueño en padres y bebés

Soluciones para los problemas de sueño

Aunque el niño se despierte varias veces en la noche no tiene por qué existir un problema. El sueño es un proceso biológico perfectamente organizado, pero incorpora también muchos componentes conductuales. Cada ser humano, incluso antes de su nacimiento, posee unos ciclos de sueño específicos, más o menos profundos, que van variando a lo largo de la noche y unos patrones de sueño que cambian también a lo largo de su vida.

Transtornos del sueño en padres y bebés

Problemas o trastornos de sueño

Padres e hijos -aunque con necesidades distintas- necesitan dormir, pero los problemas surgen cuando los padres necesitan dormir en horas diferentes a las del niño y terminan agotados.

Decimos que existen cuando los patrones de sueño son insatisfactorios para los padres, el niño o el pediatra, ya que afectan al bienestar del niño o el de la familia. Pero situaciones que para unas familias son problemáticas no lo son para otras. Hay padres que por ejemplo, tras despertarse vuelven a conciliar el sueño con mucha facilidad, mientras que otros, ya no pueden volver a dormirse.

El trastorno, por el contrario, no es una variación en los patrones del sueño, sino que es una alteración real de una función fisiológica que controla el sueño. Pero tardar demasiado en dormirse o tener muchos despertares nocturnos, no significa siempre que exista un problema. Es muy frecuente que en algún momento los niños padezcan algún tipo de alteración del sueño, que afortunadamente van disminuyendo con la edad. La diferencia entre lo normal y el problema conviene que lo valore un profesional, ya que muchas veces se han dado errores de diagnóstico en niños sin patología alguna.

Qué hacer

No existen respuestas universales a las alteraciones del sueño. Nadie puede garantizar que un solo método en concreto funcione en el caso de su hijo. Cada situación, cada niño y cada padre son diferentes. Tal vez, los consejos que nos dan amigos y conocidos, o encontramos en libros especializados, no coinciden con la manera de entender la educación de nuestro hijo. Si es así, no hay que preocuparse, los padres son los que mejor conocen a su hijo. En cualquier caso, hay que tener en cuenta que hay ciertas cosas que pueden alterar a un niño (y a un adulto) y que le impiden dormir: el malestar en casa, llegar del trabajo justo a la hora en que el niño manifiesta sueño, acostarle deprisa o alterar sus rutinas. Seamos consecuentes y mejoremos las condiciones para que el niño duerma más fácilmente.

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!

Artículos relacionados

  • Tu bebé no quiere dormir

    Tu bebé no quiere dormir

  • Ritual para la hora de dormir de los niños

    Ritual para la hora de dormir de los niños

  • Mi hijo no consigue dormirse solo

    Mi hijo no consigue dormirse solo

  • Enseñar a dormir al bebé

    Enseñar a dormir al bebé