Quimioterapia

La quimioterapia es una de las modalidades terapéuticas más empleadas en el tratamiento del cáncer

Dra. Leonor Molina Borchert
Areadesalud
CLINICA UNIVERSIDAD DE NAVARRA

¿Qué es la quimioterapia?

La quimioterapia es una de las modalidades terapéuticas más empleadas en el tratamiento del cáncer. Su objetivo es destruir las células tumorales con el fin de lograr reducir la enfermedad, empleando una gran variedad de fármacos. A los fármacos empleados en este tipo de tratamiento se les denomina fármacos antineoplásicos o quimioterápicos. Aun cuando puede utilizarse un solo medicamento, por lo general estos medicamentos son más eficaces cuando se utilizan en ciertas combinaciones. Las células cancerosas crecen y se dividen rápidamente. La quimioterapia para o retrasa el crecimiento de las células cancerosas. Pero también puede afectar las células sanas que crecen y se dividen rápidamente. Debido a la repercusión de los medicamentos sobre éstas células, pueden aparecer síntomas más o menos intensos y generalmente transitorios.

Finalidad de la Quimioterapia

Dependiendo del tipo de cáncer y de la etapa de desarrollo, la quimioterapia puede utilizarse para:

  • Curar su cáncer.
  • Evitar que el cáncer se propague.
  • Retardar el crecimiento del cáncer.
  • Destruir las células cancerosas que pudieran haberse propagado a otras partes del cuerpo desde el tumor original.
  • Aliviar los síntomas causados por el cáncer.
Dependiendo de cuándo se administre la quimioterapia podemos hablar de:
  • Quimioterapia de inducción o neoadyuvante: La quimioterapia se administra en primer lugar, antes de cualquier tratamiento local como la radioterapia o la cirugía.
  • Quimioterapia concomitante: Se administra de forma simultánea a otro tratamiento, generalmente de radioterapia.
  • Quimioterapia adyuvante: Se realiza de forma complementaria a otro tratamiento (generalmente local.)

¿Cómo se administra?

La frecuencia y la duración de la quimioterapia dependen del tipo de cáncer, de los objetivos del tratamiento, de los medicamentos que se van a utilizar y de la forma en que el cuerpo responda a ellos. La quimioterapia se administra en forma de ciclos, alternando periodos de tratamiento con periodos de descanso. Un ciclo es el periodo de tiempo que va desde la administración del tratamiento (e incluye el de descanso) hasta la siguiente administración. La mayoría de los medicamentos de quimioterapia se administran a través de un tubo diminuto de plástico, o catéter, que se coloca en una vena en su antebrazo o mano. Generalmente, con el empleo de la vía intravenosa, es necesario que el paciente acuda al hospital de día. Tras unas horas allí, el paciente puede irse a su domicilio hasta el inicio del próximo ciclo. El paciente también puede tomar por la boca la medicación, en forma de comprimidos o sobres. Sólo es necesario el desplazamiento al hospital para el control periódico del tratamiento. Cada vez se emplea con más frecuencia la vía oral, pero no siempre es una opción disponible. Otras vías de administración son la Intratecal, el catéter se coloca en el canal espinal, Intraarterial, el medicamento se inyecta directamente en una arteria para tratar una sola área (como el hígado, brazo o una pierna), Intraperitoneal, dentro del la cavidad abdominal, Intramuscular, intralesional o Tópica. Durante el tratamiento, o bien tras finalizar el mismo, el oncólogo solicita una serie de pruebas que permiten conocer cómo responde el tumor a la quimioterapia. A través de ellas es posible saber si éste ha desaparecido o disminuido, si permanece estable, o si ha seguido su evolución. La respuesta del tumor al tratamiento es independiente del número e intensidad de los efectos secundarios provocados por el mismo.

Efectos secundarios

No siempre aparecen efectos secundarios, y cuando surgen, en la mayoría de las ocasiones son tolerables. En la actualidad, existen medicamentos que permiten controlar estas molestias, y llevar una vida prácticamente normal mientras se recibe el tratamiento. La mayor parte de los enfermos pueden seguir realizando sus actividades cotidianas durante el tratamiento. A veces, es necesario disminuir el ritmo de vida y descansar durante algunos días tras la administración del tratamiento. La mayoría de los fármacos de quimioterapia están diseñados para destruir las células mientras se dividen. Cuanto más rápido se multiplican, más sensibles son los tejidos a los efectos del tratamiento. Las células normales con mayores probabilidades de ser afectadas son las células productoras de sangre en la médula ósea, así como las células de la boca, del tracto digestivo, del sistema reproductor y los folículos del cabello. La agresión a estas células desencadena los efectos secundarios más frecuentes: náuseas y vómitos, dificultades para la alimentación y anorexia, caída del cabello o alopecia, cansancio, anemia y mayor sensibilidad a las infecciones. La quimioterapia puede afectar partes de su cuerpo de las formas siguientes:

  • Problemas intestinales y estomacales.
  • Cambios en el apetito y peso.
  • Llagas en la boca, encías y garganta.
  • Problemas en los nervios y músculos.
  • Piel seca y/o decoloración de la piel.
  • Irritación de los riñones y la vejiga.
  • Problemas con la sexualidad y la fertilidad
Cuando los efectos secundarios de la quimioterapia aparecen, lo hacen desde unas horas hasta varias semanas tras la administración del ciclo. La mayoría de los síntomas desaparecen tras finalizar la quimioterapia y la mayoría de las veces sin dejar secuelas. En el caso de que usted aprecie alguna alteración durante o después del tratamiento con quimioterapia debe consultarlo con su oncólogo. Debe acudir, sin demora, al hospital si entre ciclo y ciclo aprecia:
  • Fiebre por encima de los 38º C, sobre todo si se acompaña de tos con expectoración purulenta, fatiga, dolor o hemorragia al orinar, inflamación de la zona del catéter o cualquier otro síntoma asociado.
  • Aparición de hematomas y/o hemorragias sin traumatismo previo o traumatismo mínimo.
  • Pérdida de fuerza o sensibilidad en un brazo o pierna.
  • Vómitos o diarrea importantes y persistentes que no ceden con el tratamiento médico.

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!

Artículos relacionados

  • Otitis externa aguda

    Otitis externa aguda

  • Otitis media aguda

    Otitis media aguda

  • Otitis media supurativa

    Otitis media supurativa

  • Estudio de la audición

    Estudio de la audición

  • ¿Qué es la conjuntivitis neonatal?

    ¿Qué es la conjuntivitis neonatal?