Prepucio cerrado

Por qué no consigues retirarle el prepucio a tu hijo

A la gran mayoría de los niños no se les puede retirar el prepucio desde el nacimiento. Pero tu hijo ya no es un recién nacido. ¿Por qué el prepucio sigue sin deslizarse?

Prepucio cerrado

El problema

Cumplió 1 año, luego 18 meses, y pronto tendrá 2 años, pero nada cambia. El prepucio del niño –la piel que recubre el extremo del pene, llamado glande- no se mueve. No consigues retirárselo.

A quién afecta

A ti. Sabes que actualmente la tendencia es no retirar el prepucio de los niños demasiado pronto. Pero de todos modos te preocupa: ¿y si el niño tiene alguna anomalía?

Tiene adherencias

Algunas partes de prepucio del bebé están pegadas al glande, por lo que la piel no se desliza. Eso dificulta o impide totalmente el deslizamiento.

Qué hay que hacer. Las adherencias del prepucio son fisiológicas. Prácticamente todos los bebés las tienen al nacer. Desaparecen con el tiempo, de forma natural. Las erecciones del niño pequeño, el hecho de que se toque a menudo el pene y, más adelante, la producción de secreciones del glande (hacia los 8-10 años) contribuyen a despegar progresivamente el prepucio. De modo que, a su edad, la situación es normal.

Si lo deseas, puedes enseñarle cómo tirar con suavidad del prepucio para favorecer el proceso. Pero retirar el prepucio a la fuerza, como hacían antes los pediatras, está cada vez menos recomendado. Es doloroso para el niño y no está clara su utilidad.

Las adherencias no favorecen las infecciones, sino que protegen el glande de los gérmenes exteriores. Si descubres secreciones blancas bajo el prepucio, no lo lleves disparada a urgencias. El esmegma es una especie de lubrificante natural totalmente inocuo.

Tiene fimosis

Este término médico designa una pequeña zona fibrosa en el extremo del prepucio. La fimosis aparece cuando la abertura del prepucio es muy estrecha y la piel aún no es suficientemente elástica para poder retirarla y dejar el glande al descubierto.

Qué hay que hacer. La fimosis es frecuente en los niños pequeños. En la mayor parte de los casos, el prepucio se flexibiliza de forma natural entre los 12 meses y los 4 años. A partir de esa edad, conviene acudir al pediatra. Mientras, no fuerces nunca la retirada del prepucio. Podría ocurrir que, una vez retraído, no pudieras deslizarlo para que recuperara su posición original. Este situación, llamada parafimosis, comporta riesgos y complicaciones (puede provocar un edema del glande) y te obligaría a llevar al niño a urgencias.

Tiene un liquen escleroso

La piel del prepucio de tu hijo presenta un aspecto fibroso y rígido. Esta anomalía dermatológica rara hace imposible retirar la piel que cubre el glande.

Qué hay que hacer. Acude al pediatra. Él te derivará a un dermatólogo que confirmará el diagnóstico. Casi siempre se recomienda la circuncisión: una pequeña intervención quirúrgica que consiste en extraer el prepucio.

Laetitia Möller con Marc-David Leclair, cirujano pediatra de l hospital mère-enfant del CHU de Nantes.

© Enfant Magazine

Testimonio de una madre

 “Malo tiene fimosis. Cuando era pequeño, el pediatra forzó un poco para que saliera el glande. Malo lloró mucho y sangró un poco. Decidimos no repetirlo. Prefiero animarlo a que tire del prepucio durante el baño para flexibilizar la piel. Creo que si lo hace de forma habitual puede ayudar a acelerar el proceso. De momento, la situación no ha mejorado, pero al niño no parece molestarle”. Claire, madre de Malo, 2 años y medio.

Conoce las revistas para niños de Bayard

Artículos relacionados

  • Trastornos en los genitales del niño

    Trastornos en los genitales del niño

  • Trastornos en los genitales de las niñas

    Trastornos en los genitales de las niñas

  • Los niños y la sexualidad

    Los niños y la sexualidad

  • Enfermedades comunes del niño: fimosis

    Enfermedades comunes del niño: fimosis

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!