La halitosis en los niños

Causas del mal aliento

El olor desagradable del aliento o halitosis molesta más a los padres que al niño. Es conveniente consultar al médico. El origen del mal aliento es diverso y los tratamientos son eficaces.

La halitosis en los niños

¿Cómo definir el mal aliento?

Es un olor desagradable que aparece al despertar, dura más de media hora y molesta a las personas que se encuentran alrededor. El niño que tiene halitosis no se da cuenta. Hay que diferenciar el mal aliento del olor de una boca a la que le falta frescura, algo común después de dormir, que es debido a la menor secreción de saliva durante la noche, lo que permite que las bacterias se multipliquen con mayor facilidad.

El mal aliento “verdadero” es debido a una higiene dental deficiente, una respiración habitual por la boca o a la presencia de trastornos digestivos.

¿Las caries provocan mal aliento?

En teoría, las caries no tratadas pueden acabar causando mal aliento. En la práctica, la mayoría de los niños de hoy en día tienen un buen control dental. De todos modos, conviene estar alerta. En los niños muy pequeños, el dolor de dientes suele ser menos agudo que en el adulto y puede pasar fácilmente inadvertido.

Lleva a tu hijo periódicamente al dentista, que le enseñará cómo cepillarse los dientes correctamente. Y tú, en casa, controla cómo se lava los dientes, a ser posible después de cada comida.

¿La causa de la halitosis suele ser la alimentación?

A veces, el origen del mal aliento se encuentra en los alimentos. Algunos tienen un olor fuerte o pueden ser mal digeridos. Por lo general, tras el ayuno de la noche, al organismo del niño le falta azúcar y tiene que recurrir a las reservas de grasa para producir la energía necesaria. Eso comporta la formación de acetona, que da al aliento un olor particular.

¿Dormir con la boca abierta propicia el mal aliento?

Normalmente, los niños duermen con la boca cerrada. Aunque durante el sueño se produce menos cantidad de saliva, el lavado de las mucosas está garantizado. Si la boca está abierta, las bacterias pululan por la lengua y desprenden productos volátiles que tiene un olor desagradable. Cuando los padres acuden a mi consulta porque su hijo respira mal o ronca, les pregunto si le huele mal el aliento al despertar y ellos se sorprenden. Si la respuesta es afirmativa, es síntoma de una trastorno respiratorio que hay que identificar y tratar.

¿El mal aliento es signo de infección?

Sí puede estar relacionado con una infección de las vegetaciones o de las amígdalas, en el fondo de la boca y de la nariz, que impide al niño respirar con normalidad. En ese caso, hay que acudir a un especialista.

¿Qué tratamiento hay que aplicar para combatir el mal aliento?

Yo aconsejo que el niño mastique alimentos sólidos para “autocepillarse” la lengua. Para desayunar, es mejor que tome tostadas de pan que cereales con leche.

No basta con beber. Además, los enjuagues bucales y los chicles son solo una ayuda temporal. Lo importante es eliminar la obstrucción nasal o faríngea. En algunos casos, puede que sea necesario extirpar las amígdalas o tratar una rinitis alérgica. Tras la operación o el tratamiento, el olor desaparece del todo.

 Stop a los malos olores

• A veces, el mal aliento es el resultado de una succión permanente del pulgar o de la mantita del niño. • La halitosis puede deberse a un cuerpo extraño en la nariz. A veces, el incidente pasa inadvertido hasta que la infección genera un olor desagradable y/o el flujo de pus por uno de los orificios nasales. Acude a un otorrinolaringólogo que le quitará el cuerpo extraño. No utilices nunca una pinza, podrías hundir más el objeto y provocar un sangrado. • Las anginas, rinofaringitis o aftas pueden también justificar el mal aliento pasajero.

 Entrevista realizada por Maryse Damiens

© Enfant Magazine

Conoce las revistas para niños de Bayard

Artículos relacionados

  • El cuidado dental durante el embarazo

    El cuidado dental durante el embarazo

  • Caries en niños y niñas

    Caries en niños y niñas

  • Anginas, una enfermedad común en los bebés

    Anginas, una enfermedad común en los bebés

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!