Fiebre en los niños

Cuál es el tratamiento para la fiebre en los niños

El cuerpo mantiene una temperatura constante mediante un centro, llamado termorregulador, localizado en una parte del cerebro llamada hipotálamo. Cuando ese centro, por diferentes causas, establece una temperatura más elevada, se produce la fiebre.

La temperatura normal del cuerpo humano es de 37 grados centígrados, pero existen numerosas oscilaciones alrededor de esta temperatura que son normales. Habitualmente la temperatura es algo más baja a primera hora del día, en torno a las 6 de la mañana, y alcanza su máximo entre las 4 y las 6 de la tarde. A esas horas, temperaturas de hasta 37,7 grados pueden ser perfectamente normales.

Fiebre en los niños 

Cómo se toma la temperatura a los niños

El termómetro más fiable es el digital.  El termómetro de mercurio constituye una forma fiable de medición pero los riesgos derivados de su ruptura, desaconsejan su uso. Existen termómetros de tecnología más sofisticada como el ótico (oído) pero no son aconsejables por la dificultad que entraña obtener, en algunos casos, la temperatura real.  Se suele medir la temperatura axilar, la rectal suele estar 0,5 ºC por encima de la axilar. 

¿Para qué sirve la fiebre?

  • La fiebre es un mecanismo de defensa ante la enfermedad, que es compartido por muchas especies animales.
  • Algunos de los mecanismos de la inmunidad, es decir, de las defensas del organismo frente a las infecciones o los tumores, funcionan mejor a mayor temperatura.
  • La mayoría de las bacterias y virus que causan las infecciones en las personas prosperan mejor a 37° C.
  • Algunas sustancias generadas durante la fiebre también pueden tener efectos beneficiosos.
  • Sin embargo, también la fiebre supone un coste para el organismo, aumentando el consumo de oxígeno y los requerimientos calóricos y de fluidos.
  • En último término, la fiebre supone una más de las respuestas del organismo hacia una agresión, necesaria para eliminarla, pero que hay que controlar para evitar un daño que puede ser importante.

Síntomas de la fiebre en los niños

Son síntomas inespecíficos, muy variables de unas personas a otras, y distintos también según la enfermedad que es causa de la fiebre. Los más comunes son dolor de cabeza, dolores musculares generalizados, o más localizados en la región lumbar, dolores articulares y somnolencia.

Los escalofríos ocurren durante el ascenso de la temperatura, y son el reflejo del aumento de actividad muscular que el centro termorregulador ordena para aumentar la temperatura corporal. La irritabilidad o el delirio aparecen con más frecuencia en personas mayores, mientras que las convulsiones febriles son típicas de los niños menores de cinco años.

Enfermedades que pueden producir fiebre

La lista de enfermedades que pueden producir fiebre es interminable. A la cabeza están las enfermedades infecciosas, las más conocidas como causantes de fiebre, pero también las enfermedades inflamatorias o autoinmunes y la mayor parte de las enfermedades malignas (linfomas y leucemias) pueden cursar con fiebre.

Tratamiento para la fiebre en los niños

Los fármacos más empleados en el tratamiento de la fiebre son el paracetamol y los antiinflamatorios no esteroideos, como el Ibuprofeno y la aspirina (no utilizar en niños).

En muchas ocasiones puede ser suficiente con medidas físicas para bajar la temperatura, tales como compresas húmedas o baños templados. El tratamiento definitivo de la fiebre será siempre el tratamiento de la enfermedad que la causa.

La fiebre muy elevada o acompañada de síntomas muy acusados debe ser tratada. También en los casos de convulsiones febriles en los niños, en la mujer embarazada, o en enfermos con alteración importante cardiaca, pulmonar o cerebral.

Sin embargo, no parece tan claro que sea necesario quitar la fiebre leve o moderada, y en muchas ocasiones puede ocultar información importante para el diagnóstico. Se debe seguir siempre las indicaciones que haga el médico.

Dr. Nicolás García González. Especialista en Medicina Interna Consultor. 

Conoce las revistas para niños de Bayard

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!