Estreñimiento en los bebés

¿Cómo saber si el bebé está estreñido y cómo curarle? La posibilidad de que el bebé padezca estreñimiento no es anormal: en sus primeros meses de vida la coordinación de los movimientos de su intestino y la relajación de su esfínter no son muy buenas. Por esto, es muy posible que aparezcan episodios de estreñimiento, que deben ser tratados a tiempo para evitar que se convierta en una dolencia crónica.

La posibilidad de que el bebé padezca estreñimiento no es anormal: en sus primeros meses de vida la coordinación de los movimientos de su intestino y la relajación de su esfínter no son muy buenas. Por esto, es muy posible que aparezcan episodios de estreñimiento, que deben ser tratados a tiempo para evitar que se convierta en una dolencia crónica.

¿Cómo saber si mi bebé está estreñido?
Lo primero es preguntarse acerca de su alimentación, es decir, si recibe todo el alimento necesario. Lógicamente, un bebé que no se alimenta adecuadamente tampoco evacuará bien. En los primeros días de vida lo normal es que el bebé defeque casi cada vez que coma, y pasadas las semanas con una frecuencia media de 3 veces al día. Si pasado un periodo largo en el que el bebé no ha hecho caca, vemos que sus heces están más secas y duras de lo habitual, es muy posible que exista un problema de estreñimiento.

En cuanto a los signos físicos que podemos observar en el bebé para identificar el estreñimiento, están los movimientos de sus piernas: las levantará hacia arriba, como queriendo hacer fuerza, y se congestionará por efecto del mismo esfuerzo. Los llantos, gases y cólicos también pueden acompañar a estos síntomas.

Remedios para el estreñimiento del bebé
Como siempre, cuando se sospecha de que el bebé tiene una dolencia, lo más aconsejable es consultar con el pediatra. Él confirmará que es así y descartará que se haya producido a consecuencia de otra dolencia más grave y difícil de detectar. Si el estreñimiento de tu bebé está producido únicamente por defecto del funcionamiento intestinal, hay diferentes remedios caseros que puedes probar:

- Rebajar con agua la fórmula de la leche del biberón. En la farmacia es posible encontrar leches “anti-estreñimiento”, pero deben tener prescripción médica.

- Baños de agua templada. El calor del agua ayudará al bebé a relajar sus músculos intestinales y dilatará su esfínter.

- Masajes. Un remedio que aplicar no sólo cuando el bebé esté estreñido, sino que es muy útil también para ayudarle a expulsar un exceso de gases que puede resultarle molesto. Un tipo de masaje especialmente indicado para esto es flexionar sus piernas, de manera que ejerzan cierta presión sobre el abdomen, y realizar movimientos circulares. También se puede aplicar presión con la palma de la mano sobre su tripita, a la altura del ombligo, y realizar con la mano movimientos “ondulares” (es decir, imitando el perfil de una ola y sin desplazar la mano) dirigiendo las ondas hacia abajo.

¿Qué no se debe hacer?
Lo que no se debe hacer en caso de estreñimiento del bebé es medicarle sin la prescripción previa del pediatra o tratar de estimular el movimiento de los músculos de su esfínter con algún objeto, como por ejemplo la punta de un termómetro pues, además de no ser eficaz, puede causar lesiones.

Con el transcurso de los meses las molestias del estreñimiento tenderán a desaparecer, cuando comience a complementarse la alimentación del bebé con purés y compotas de frutas y verduras, las cuales tienen un alto contenido en fibra.

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!

Artículos relacionados

  • Otitis externa aguda

    Otitis externa aguda

  • Otitis media aguda

    Otitis media aguda

  • Otitis media supurativa

    Otitis media supurativa

  • Estudio de la audición

    Estudio de la audición

  • ¿Qué es la conjuntivitis neonatal?

    ¿Qué es la conjuntivitis neonatal?