El angioma en la piel de un bebé

¿Debemos preocuparnos por los angiomas?

"Beso de ángel, picadura de la cigüeña, fresa, frambuesa…". Las manchas de la piel del bebé reciben nombres muy curiosos. No revisten gravedad, pero a veces son muy llamativas.

El angioma en la piel del bebé

A qué llamamos un angioma

Un angioma es un conjunto de pequeños vasos sanguíneos que se multiplican y se dilatan de forma anárquica en un área específica de la piel. Como consecuencia de ello, aparece una masa roja en relieve o una mancha rosada más o menos voluminosa. Existen muchos tipos de angiomas.

El hemangioma, que tiene aspecto de frambuesa, suele aparecer en la cara.
→ En cambio el angioma plano (mancha de vino) sale en cualquier zona del cuerpo. Puede aparecer en la cara, en la parte superior del tronco o en las extremidades. Hay dos angiomas muy frecuentes que merecen una mención especial: la “picadura de la cigüeña”, localizada en la base de la nuca, y el “beso del ángel”, que aparece entre las cejas y a veces se extiende hasta los párpados.

¿Cómo evolucionan?

Depende del tipo de angiomas y de su localización. La gran mayoría de los hemangiomas forman una mancha roja durante los primeros días de vida, crecen de forma variable e imprevisible, se estabiliza y, finalmente, desaparecen.

El 97% de esas fresas y frambuesas ya no dan que hablar a los 7 años. El 3% restante dejan algunas cicatrices o secuelas. Las manchas de vino planas no desaparecen y, a veces, pueden adquirir grosor. Las pequeñas lesiones de color rosa pálido localizadas entre los ojos o en los párpados no requieren ningún tratamiento y desparecen a lo largo del primer año. A excepción de la "picadura de la cigüeña". Oculta por el cabello, sin embargo, no tiene consecuencias.

¿Se conoce el origen de los angiomas?

Todavía no sabemos por qué algunos angiomas desaparecen y otros no. En la actualidad, la investigación se centra fundamentalmente en los factores de crecimiento vascular, indispensables para que se forme un angioma. ¿Por qué durante el desarrollo cometen ese error? ¿Son débiles o están demasiado implicados? Son cuestiones aún por resolver.

A veces, a los padres les cuesta renunciar a que su hijo sea perfecto. ¿Qué actitud debemos adoptar ante un angioma?

→ Los prematuros tienen una mayor tendencia a los hemangiomas que los demás bebés.
→ No se ha identificado ningún factor familiar. Los angiomas no son hereditarios.
La proporción de hemangiomas es de un niño por cada cinco niñas. En los demás tipos se reparten al 50%.
→ Como toda lesión vascular, el angioma es sensible al calor, al frío y al comportamiento. Si el bebé hace un esfuerzo grande (por ejemplo al mamar con avidez o al berrear), la mancha roja se vuelve más viva.

Conoce las revistas para niños de Bayard

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!