Consejos para proteger sus ojos en verano

Recomendaciones para proteger los ojos de nuestros hijos facilitadas por el Doctor Arturo Quijada.

Con la llegada del verano, nos planteamos no sólo dónde disfrutarlo sino también qué actividades pueden hacer nuestros hijos e hijas mientras nosotros acabamos nuestros últimos días de trabajo.

Así, es muy probable que los más pequeños pasen horas y horas en piscinas. Piscinas donde abunda el cloro para que el agua se mantenga en condiciones adecuadas y no crezcan bacterias. Si esta acción es conveniente por una parte, también conlleva efectos indeseados.

La cloramina se genera por la mezcla de ácido hipocloroso -desinfectante resultante de la reacción del cloro con el agua-, el sudor, la saliva y la orina cuya presencia en el agua de una piscina se incrementa si los usuarios son niños. Esta sustancia irritante puede afectar a los bronquios de nuestros hijos. Pero centrémonos en este artículo en los ojos. El agua de la piscina contiene saliva, orina, sudor, piel muerta además de productos cosméticos químicos como cremas, lacas, perfumes y desodorantes. Este cóctel de sustancias puede afectar a nuestra salud ocular. Lo fundamental, y es obligatorio en cualquier instalación, es ducharse antes de zambullirse y usar gorro de baño. Si nos gusta mucho bucear, y a los niños les encanta, es básico usar gafas acuáticas que nos protejan de los elementos desinfectantes que provocan irritación en los ojos. Así evitamos que se enrojezcan también por efecto del cloro.

Es un clásico del verano la infección bacteriana que puede producir conjuntivitis. El adenovirus y el virus del herpes también pueden provocar conjuntivitis. Son las llamadas conjuntivitis de las piscinas.

El doctor Arturo Quijada, de Quijada Medicina Ocular, sostiene que “las radiaciones ultravioletas en piscinas, playas o en zonas nevadas, así como las lámparas de bronceado artificial provocan conjuntivitis y queratitis. Una simple alergia o una crema también nos puede fastidiar el verano”. En la conjuntivitis alérgica es sintomático el picor de los ojos, quemazón y escozor. Una conjuntivitis mal tratada puede infectar la córnea. Lo mejor, en estos casos, afirma Quijada, es “ponerse en manos de un especialista”.


 Doctor Arturo Quijada
 Quijada Medicina Ocular 

Conoce las revistas para niños de Bayard

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!