Cómo ayudar a los niños hospitalizados

Consejos para los padres con niños en el hospital

Cuando un niño está enfermo y es necesario hospitalizarlo, se convierte en una situación mucho más dura que cuando se trata de un adulto. Para los padres y para el niño es un momento lleno de preocupaciones, dudas, tensión y cambios en la rutina familiar.

Además, el niño se sentirá asustado e indefenso, y necesita del cariño de sus padres y familiares más que nunca. Enfermo y en un lugar extraño, es importante que se sienta lo más cómodo y seguro posible, y que reciba información adecuada a su edad y madurez

Niños en el hospital

Consejos para ayudar a los niños hospitalizados

1. Explica a tu hijo qué le ocurre, habla sobre su enfermedad para disipar sus dudas y miedos. Si el niño no tiene información puede asustarse más de lo necesario, y saber qué le ocurre le hará sentirse más seguro y adaptarse mejor a la situación.

2. El juego es importante para el desarrollo de los niños, incluso en esta situación. Jugando los niños pueden expresar sus miedos y temores, a través de dibujos o explicándoles cómo usa y ara qué sirve el material médico.

3. Implícate en los cuidados y recuperación del niño. Ayúdae a cambiarse un vendaje, pasea con él o ayúdale con los ejercicios de rehabilitación.

4. Lee cuentos y revistas con tu hijo. La lectura ejercita la imaginación, y estar concentrado le ayudará a distraerse de la situación, al igual que los juegos de mesa.

5. bajo autorización médica, invita a algunos amigos del niño a que lo visiten en el hospital. El niño se sentirá más animado y podrá ver a otras personas, aunque hay que vigilar que no haya demasiada gente o durante mucho tiempo, para que no se canse.

6. Un pequeño regalo sopresa, sobre todo si el niño se encuentra desanimado, puede ser una excente forma de ayudar a que se anime.

7. La familia es un factor clave en la recuperación del niño. Su presencia ayudará a que no se sienta aislado, y si no es posible la presencia física podemos animarle a comunicarse por teléfono, carta email etc.

8. Organiza una nueva rutina para los días que paséis en el hospital. Crea una agenda con todas las actividades que debemos realizar, incluyendo las que también hacemos en casa (lavar los dientes, dormir, comer, ordenar) y las propias del hospital (pruebas, analíticas, rehabilitación etc).

9. Intentar tener mucha paciencia y ttolerancia con el niño, ya que se sentirá desorientado y triste, además de enfermo. Es normal que esto repercuta sobre su carácter o sus costumbres, por lo que necesitará más apoyo y atención de lo habitual.

Información de Cruz Roja. Infancia hospitalizada

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!

Artículos relacionados