Un menú para cada edad del niño

La alimentación de los bebés debe ser adecuada a su edad y desarrollo

En la actualidad no hay ninguna necesidad de precipitarse en diversificar la alimentación de un bebé. Sigue nuestros consejos para ayudar a tu hijo a alimentarse poco a poco como un mayor. Te proponemos varios menús con una alimentación adecuada para niños de 5 meses, 12 meses y 18 meses de edad. A cada etapa le corresponde una dieta que debe ser completa y adecuada a las necesidades de crecimiento del bebé. 

Alimentación para niños según su edad

Alimentación del bebé

Menú para un bebé de 5 meses

Entre los 5 y los 7 meses el bebé duplica el peso que tenía al nacer. El niño comienza a mantenerse sentado e intenta tocar con las manos todo lo que lo rodea. Ha alcanzado en parte su madurez digestiva: es capaz de descubrir poco a poco nuevas ?sensaciones alimenticias?. Solo hay una regla de oro: no tener prisa.

Proponle nuevas recetas

Durante sus primeros seis meses de vida, al bebé le basta con una alimentación basada en la leche. Para evitar problemas de alergias, que en la actualidad afectan al 15 ó 20% de la población, se desaconseja una diversificación nutritiva demasiado precoz.
Lo ideal sigue siendo la lactancia materna, pero no debes culparte si no quieres o no puedes amamantarle: las leches industriales son un sustituto eficaz. Existe leche maternizada para cada edad de crecimiento del bebé: leche de inicio hasta la diversificación de la alimentación, y leche de continuación hasta el primer año.

La diversificación de la alimentación comienza por la introducción de harinas sin glúten, luego fruta como complemento de la leche, luego hortalizas y prosigue con la incorporación de la carne.

El periodo comprendido entre los 5 y los 7 meses es el de la introducción de las verduras, empezando por las de sabor ligeramente azucarado, como las zanahorias o los puerros. No conviene mezclar diferentes hortalizas a la vez para poder detectar más fácilmente, si se diera el caso, el alimento al que el niño puede ser alérgico. Enseguida se puede comenzar con la carne, más adelante con el pescado y después, con los huevos.

En el caso de niños con padres alérgicos, conviene retrasar la incorporación de alimentos como los huevos, el pescado, las frutas exóticas o los frutos secos (cacahuetes, nueces, etc.) y sus derivados hasta que el bebé cumpla el año y, si es posible, hasta los dos.

Si no tienes suficiente tiempo para cocinar, puedes recurrir a los potitos, irreprochables desde el punto de vista nutricional.

Cómo dárselo

Ha llegado el momento de las primeras cucharadas (es preferible una cucharilla de silicona, ya que es menos irritante para las encías que una de metal), pero a esta edad la cucharilla debe ser, además de un medio para la alimentación, un juego. Conviene empezar utilizándola en una de las cuatro comidas, pero sin forzar al niño. Tiene tiempo de sobra para acostumbrarse.

El menú

· Desayuno: dale el pecho o un biberón de alrededor de 210 ml sin forzarlo para que lo termine.
· Comida: entre 100 y 200 g de puré de verduras mezclado con 10 ó 15 g de carne y un chorrito de aceite. De postre puede tomar compota, frutas en puré o un yogur.
· Merienda: compota y/o yogur. De vez en cuando, un biberón o el pecho. Los lácteos son indispensables si no ha tomado al mediodía.
· Cena: puré de verduras con un chorrito de aceite, seguido de leche.

Consejos
- No añadas sal ni azúcar a los alimentos.
- Comprueba siempre la temperatura de los alimentos antes de dárselos a probar al niño.
- El niño debe tomar al día medio litro de leche (leche, lácteos).

Menú para un bebé de 12 meses de edad

Hacia los 12 meses su peso de nacimiento se ha triplicado. Empieza a masticar tenga o no dientes, aunque a esta edad la mayoría de los niños ya tiene. El bebé está ya preparado para descubrir sabores más consistentes.

Proponle nuevas recetas
Ya no es preciso mezclar todos los alimentos, pero sí machacarlos con un tenedor cuando su consistencia lo permita. El bebé ya puede alimentarse exclusivamente con la cuchara y beber en vaso. Lo que no significa que no tome biberones de leche: debe tomar al menos dos al día.
Al pequeño gourmet le gusta la sémola, los fideos... que espesan sus platos. Es también el momento de añadir legumbres (lentejas, judías, ...) en puré y mezcladas con su puré de verduras. Los fabricantes de potitos rivalizan en imaginación en sus propuestas de productos variados y equilibrados en el plano nutricional. No hay que privar al bebé de estos preparados tan prácticos.

Cómo dar la comida al bebé
No descartes los congelados de verduras y de frutas. Muy frescos y sin sal o azúcar añadidas, representan una solución a la vez sana y muy práctica para sus primeras comidas de verdad. Esta etapa en la diversificación de su alimentación es primordial para ir acostumbrando al bebe a ingerir algo más que líquidos, de manera que acabe aceptando todos los alimentos sólidos necesarios para su desarrollo.

El menú para el bebé de 12 meses
· Desayuno: 240 ml de leche de continuación.
· Comida: 200 g de verduras con un chorrito de aceite, 25 g de proteínas (carne o pescado), fruta cruda o compota como postre.
· Merienda: 240 ml de leche o el equivalente (yogur u otros postres lácteos), compota y galletas.
· Cena: un puré de verduras y/o cereales con mantequilla o un chorrito de aceite, leche o postre lácteo, fruta fresca o compota.

Consejos de alimentación
- No dejes nunca que tu bebé coma solo sin vigilancia.
- No le des a tu bebé otra bebida que no sea agua o zumo de fruta.
- Come en su compañía cuantas veces sea posible.

Menú para un niño de 18 meses

El bebé ha crecido. Tiene una decena de dientes, ya anda. Utiliza las manos para comer solo, a veces con éxito. Ya hay alimentos que le gustan y otros que rechaza.

Recetas para unbebé de 18 meses
A esta edad, al pequeño le gusta mezclar alimentos conocidos con otros nuevos. Los crujientes le encantan. Es el momento de proponerle harinas con cacao, que le encantarán. Comienzan también a gustarle los quesos, que empezará a probar en pequeños trozos. También puede empezar a probar la tapioca y otros cereales en la papilla de la cena.

Dar la comida a un niño de 18 meses
A partir de los 15 meses puede empezar a tomar verduras crudas en pequeñas cantidades, con un chorrito de aceite y limón, finamente cortadas. Ya no hace falta servirle la carne mezclada con el puré, sino cortada en pequeños trocitos. Aunque resulte algo impropio al principio, hay que dejarle toquetear su plato porque le encanta comer con los dedos: poco a poco irá utilizando los cubiertos y, mejor o peor, acabará comiendo casi correctamente.

Atención a los rechazos: el niño está entrando en el periodo, normal, del 'no'. No hay que ceder, ni caer en su juego, sustituyendo los alimentos que rechaza por otros. Está comprobado que cuando a un niño se le pone varias veces delante el mismo alimento, en cada ocasión come un poco más del mismo. Por lo tanto, no conviene desistir demasiado pronto con aquellos que no parecen gustarle. Con paciencia y buen humor, conseguiremos que coma de todo.

El menú para el bebé
· Desayuno: papilla de cacao o de cereales.
· Comida: verduras crudas de temporada con un chorrito de aceite y limón y entre 40 y 50 g de carne o de pescado, o un huevo entero (dos veces a la semana). El almuerzo también puede consistir en jamón y 200 g de verduras en puré y fruta.
· Merienda: un vaso de leche con galletas; o un yogur o un petit suisse o fruta.
· Cena: 200 g de puré: verduras con fideos. Postre: compota o queso o yogur.

Consejos para la comida del niño
- Si el niño juega con su comida, es mejor que le dejes... A su edad es algo completamente normal.
- Impedir que entre comidas tome chucherías.

Preocupaciones de los padres con la alimentación

· Que coma demasiado o muy poco

Como los adultos, los niños pueden tener mucho o poco apetito. ¿Por qué vamos a limitar al tragón o forzar al que come poco• Es mejor que el niño coma lo que le apetezca. Él sabe regular perfectamente su apetito.

· La dieta cuando el niño está enfermo

Con frecuencia los niños pierden el apetito cuando están enfermos... como los adultos. No hay que insistir, pero conviene asegurarse de que bebe lo suficiente, para evitar riesgos de deshidratación. Se le pueden preparar bebidas nutritivas a base de leche o caldos de pollo o verduras. Además, a sus platos preferidos se le puede añadir un plátano machacado.

Mitos y aciertos sobre la alimentación de los niños

El calcio es indispensable para el crecimiento.
VERDADERO. Gracias a este mineral los huesos crecen y se fortalecen.

Las verduras aportan más vitaminas que las frutas.
FALSO. La fruta y las verduras aportan vitaminas diferentes. Algunas son más ricas que otras, eso es todo.

No hace falta comer carne para tomar hierro.
VERDADERO. Sobre todo en el caso de los bebés, que toman gran cantidad de leche de inicio y continuación, en la que encuentran la cantidad de hierro indispensable para su crecimiento. Por el contrario, cuando el consumo de leche de continuación disminuye o es reemplazada por la leche de vaca, la carne se convierte en la principal fuente de hierro.

Dos huevos equivalen a un filete
VERDADERO. En términos de proteínas, un filete de 100g equivale a dos huevos. Esa misma cantidad de carne equivale a 100g. de pescado o a 80g. de jamón.

Sofía Amor.

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!

Artículos relacionados