La conservación en frascos de cristal

Los frascos son útiles para cualquier conserva

Mermeladas, frutas en almíbar, verduras, salsas… El método casero más extendido para conservar los alimentos siguen siendo los frascos. Se prestan a muchas recetas, siempre y cuando respetemos algunas reglas.

Frascos de cristal

Mermeladas

Las mermeladas se hacen poniendo la misma cantidad de fruta que de azúcar. Lo mismo vale para las gelatinas, pero hay que pesar el “jarabe” de fruta cuando ya está cocido, reducido a puré y filtrado, y luego añadir su peso en azúcar y un chorrito de zumo de limón que ayuda a la cristalización.

Frutas en almíbar

Las frutas en almíbar son todavía más fáciles de preparar. Lávalas, quítales el rabo y el hueso y sécalas. Si la fruta es grande, pártela por la mitad o en cuartos. Luego prepara el almíbar con 200 gramos de azúcar por cada litro de agua. Cuando alcance el punto de ebullición, deja que se reduzca durante 5 minutos. Puedes variar los sabores añadiendo especias, vainilla o limón. Coloca la fruta cruda dentro de frascos limpios y secos. Vierte el almíbar tibio hasta que cubrirla. Cierra el frasco y listo. La fruta así conservada está deliciosa en macedonia y también sirve para preparar tartas y otros postres.

Frascos de verduras, salsas…

La verdura fresca se prepara con agua salada. Lava y pela la verdura (si es necesario). Pon el agua salada a calentar. Cuando hierva, escalda la verdura  durante 5 minutos. Pásala por agua fría, escúrrela y métela en los frascos. Cubre de agua hirviendo con sal. Cierra el frasco y esterilízalo.

Los alimentos cocinados, como el pisto o la salsa de tomate, también se pueden conservar en frascos. Para ello, vierte la preparación todavía caliente en un frasco limpio y seco, ciérralo y esterilízalo.

Esterilizar o no esterilizar

No todos los frascos de conserva necesitan esterilización: para las mermeladas y las gelatinas puedes ahorrarte el trabajo. Tampoco es necesario esterilizar las conservas en aceite (quesos, tomate seco…) o el aguardiente. La fruta en almíbar también se conserva sin esterilizar durante 3 o 4 meses.
 
Para prolongar el tiempo de conservación o para las conservas de verduras o platos cocinados es indispensable la esterilización. Si preparas conservas muy a menudo, merece la pena comprarse un esterilizador eléctrico. Para un uso ocasional, basta con una cazuela grande o una olla.

¿Cómo esterilizar o conservar?

Para esterilizar

Utiliza frascos con tapa de rosca de metal o con cerradura metálica y arandela de goma. Pon un trapo doblado en el fondo de una olla y coloca los frascos encima. Cubre de agua. Pon a hervir durante 25 minutos. Apaga el fuego y deja que los frascos se enfríen dentro del agua. También puedes sacarlos y colocarlos boca abajo hasta que se enfríen. Las arandelas de goma no son reutilizables.

Para conservar

Para conservar las mermeladas sin esterilizarlas, lava los frascos y hiérvelos o pásalos por vinagre blanco antes de utilizarlos. Rellénalos en caliente, enrosca la tapa y ponlos boca a bajo, para extraer el aire.

Elisabeth Tzimakas

 © Enfant magazine

Conoce las revistas para niños de Bayard

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!