El colesterol infantil. Cómo reducir las grasas en la dieta

Consejos para prevenir el colesterol en los niños con la alimentación

La falta de ejercicio y el consumo excesivo de grasas son los principales responsables de las altas tasas de colesterol, cada vez más frecuentes entre los niños españoles. Para evitar que se conviertan en adultos con problemas cardiovasculares, es imprescindible corregir sus hábitos alimenticios en edades tempranas.

Un 31% de los niños tiene sobrepeso y entre un 20 y un 27% superan los 200 mg/dl de colesterol, según un estudio que acaba de presentar la Fundación Española del Corazón sobre los hábitos alimenticios de los niños españoles.

Colesterol en los niños

Cómo tratar el colesterol infantil con la alimentación

Se trata de una substancia grasa, necesaria en pequeñas cantidades para el adecuado funcionamiento de nuestro organismo. Circula a través de la sangre, forma parte de las células y sirve como combustible para los procesos metabólicos. El problema se presenta cuando hay demasiado, porque tiende a depositarse en las arterias y puede llegar a obstruirlas, provocando un infarto de miocardio u otro tipo de accidente cerebrovascular.

Colesterol “malo” o LDL (Lipoproteínas de Baja Densidad): la tasa saludable se sitúa entre los 140 y los 200 miligramos por decílitro de sangre (mg/dl). Colesterol “bueno” o HDL (Lipoproteínas de Alta Densidad): es mejor tener tasas elevadas, superiores a 40 mg/dl. Si son inferiores puede ser perjudicial para la salud.

Los niños con colesterol elevado corren mucho más riesgo de llegar a la edad adulta con problemas cardiovasculares, debido a los depósitos de grasa que se van acumulando en las arterias. Según los especialistas, es necesario corregir sus hábitos alimenticios en edades tempranas.

Existe un colesterol hereditario, llamado hipercolesterolemia familiar. Las personas que padecen esta enfermedad tienen una mutación en un gen heredado del padre o de la madre y han de tomar medicación durante toda su vida para controlarlo, además de llevar una vida sana, sin tabaco, sin estrés, una dieta saludable y practicar ejercicio.

Algunos consejos para reducir el colesterol infantil:

- Los especialistas insisten en los beneficios de la dieta mediterránea, con verduras, legumbres, hortalizas y frutas, con predominio del pescado sobre la carne, además de la presencia habitual del aceite de oliva.

- Se aconseja restringir lo más posible la comida precocinada y la bollería industrial, como el clásico bollo que tanto les entusiasma a los niños, y sustituirlo por una pieza de fruta, un vaso de leche, queso (desnatado si los niveles de colesterol son altos), zumos naturales...

- Es necesario habituar a los más pequeños al consumo de verduras y legumbres.

- Aceite de oliva: es la grasa más saludable, tomándola con moderación.

- Las nueces como protector cardiovascular

- Ejercicio físico: supone una de las medidas más eficaces para reducir el colesterol (también los niveles de glucosa).

Algunos expertos señalan que el impacto negativo del huevo en el colesterol no es tan importante, comparado con los beneficios que aportan sus nutrientes (folato, grasa insaturada, aminoácidos esenciales, proteínas, vitaminas A, D, E, B, antioxidantes y calcio). Con solo 75 calorías, es una forma fácil de asegurarse el aporte de nutrientes básicos, en especial para niños y personas mayores.

Carmen Salvador

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!

Artículos relacionados