Se ha quemado con un líquido

¿Qué hay que hacer?

Te despistas un momento y tu hijo ya se ha derramado el tazón de leche caliente por encima del brazo. Pon en marcha el plan de emergencia.

Se ha quemado con un líquido

El problema

Los líquidos muy calientes son los responsables de las tres cuartas partes de las quemaduras de los niños. Por lo general, el accidente tiene lugar en la cocina. A uno de cada cinco niños accidentados le queda una secuela estética y/o psicológica.

¿A quién afecta?

A tu hijo. Le duele tanto el brazo que no lo puede ni mover.
A ti. temes que se le infecte o que le quede una fea cicatriz.

Se ha quemado y tiene la piel enrojecida

La lesión afecta a la capa superficial de la piel (la epidermis), como si fuera una quemadura solar. Es una quemadura de primer grado. No te preocupes, en pocos días se habrá curado y no le quedarán secuelas.

Qué hay que hacer

Enfría la zona afectada en agua fría (15-20 ºC) durante unos cinco minutos, mientras dure el dolor. No utilices ninguna crema ni cuerpo graso, porque pueden provocar infecciones. Tampoco utilices cubitos de hielo, que agravan las lesiones, ni antisépticos, que pueden dañar los tejidos subyacentes.
No utilices productos coloreados (como la eosina) que impiden el diagnóstico en profundidad de la quemadura. Lo que debes hacer es aplicar una capa espesa de una emulsión del tipo Biafine, cubrir con una gasa estéril y sujetarla con una venda. Renueva la cura dos o tres veces al día. Dale a tu hijo una dosis de paracetamol.

Qué hay que decirle

Este pequeño incidente sirve para educarlo en temas de seguridad. Recorre con tu hijo las habitaciones de la casa: “¿Ves?, esto está caliente, te puedes quemar”.

Se ha quemado y le salen ampollas

Ves que se le forman ampollas llenas de líquido (llamadas flictenas). La piel del niño está enrojecida o amoratada y le duele. En este estadio, la epidermis se ha destruido y algunos puntos de la dermis están afectados. La quemadura es más profunda, de segundo grado. La epidermis se regenerará en dos semanas. A veces queda una cicatriz visible.

Qué hay que hacer

Sobre todo, no explotes las ampollas. Pon la zona afectada bajo un chorrito de agua fresca y luego aplica una compresa estéril engrasada en vaselina (de venta en farmacias).

Si el dolor es muy intenso, dale paracetamol. Y acude a un médico inmediatamente.

Se ha quemado y la quemadura es profunda

Por fortuna, es algo poco frecuente. Las quemaduras profundas se reconocen por la ausencia de dolor y de sensibilidad. Cuanto menos le duela al niño, más probabilidad hay de que la lesión sea grave.

Qué hay que hacer

Después de dejar correr agua fresca sobre la quemadura, envuelve la zona afectada con una tela (que no suelte pelusilla) limpia y húmeda. Lleva al niño a urgencias quirúrgicas o llama al 112 si lo consideras necesario.

Sobre todo no le des nada de beber ni de comer porque la revisión de las lesiones, las primeras curas y los vendajes se llevarán a cabo bajo anestesia general.

Maryse Damiens con Jean Lavaud, responsable de los servicios médicos de emergencia pediátricos del hospital Necker-Enfants malades de París.

© Enfant Magazine

 Testimonio de un padre

«A Mila le encanta tomar un chocolate caliente por las mañanas. La semana pasada, antes de que pudiera avisarla, cogió el tazón y se derramó la mitad por encima del pijama de algodón. La desnudé rápidamente para que no estuviera en contacto con el líquido aún caliente y le di una buena ducha fresca. Desde entonces ya no calentamos tanto la leche, ¡es más prudente!». Cyril, padre de Mila, de 4 años y medio.

Conoce las revistas para niños de Bayard

Artículos relacionados

  • Se ha roto un diente de leche

    Se ha roto un diente de leche

  • Se ha roto la pierna

    Se ha roto la pierna

  • Mi hijo se ha tragado un objeto

    Mi hijo se ha tragado un objeto

  • Mi hijo se ha abierto una brecha en la frente

    Mi hijo se ha abierto una brecha en la frente

  • Cómo proteger a tu bebé del sol

    Cómo proteger a tu bebé del sol

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!