Mi hijo se ha pillado un dedo

Qué hacer cuando se pilla un dedo

¡Ay, ay, ay! Tu hijo pequeño se acaba de pillar un dedo con el marco de la ventana o la portezuela del coche. Este tipo de accidentes no suelen ser grave, pero sí dolorosos.

Mi hijo se ha pillado un dedo

El problema

A estas edades, tu pequeño curioso no tiene conciencia de los peligros a los que se expone. Como mete los dedos en todos lados, temes que se produzca un accidente. Una mañana, oyes el golpe seco de una puerta al cerrarse seguido del grito de tu hijo.

¿A quién afecta?

A tu hijo. Es evidente que le duele, y mucho. Además está tremendamente asustado y llora a pleno pulmón.
Tú. Sus alaridos te hacen sufrir un ataque de pánico. Temes que se haya roto algo y no sabes si llevarlo a urgencias.

Solo se ha pillado el dedo

Ves que tiene el dedo un poco enrojecido, no muy hinchado y que la uña está en su sitio.

Qué hay que hacer. A priori, el accidente es leve… ¡pero al niño le duele! Para calmar el dolor, ponle el dedo bajo el chorro de agua fría durante unos cinco minutos y dale paracetamol. Si tiene una heridita superficial, desinféctala con un espray antiséptico y ponle una tirita. El niño también se ha llevado un buen susto. Consuélalo haciéndole muchos mimos. Todo se arreglará…

Se ha pillado el dedo y ha afectado a la uña

Cuando un niño se pilla un dedo, la parte más afectada es casi siempre la punta, es decir, la falange donde se encuentra la uña. Entonces puede aparecer un hematoma muy doloroso bajo la misma. La uña puede haberse despegado o, incluso, puede estar arrancada del todo.

Qué hay que hacer. Si el daño afecta a la uña, llévalo inmediatamente a urgencias. La parte del dedo que cubre la uña (el lecho ungueal) es frágil y requiere la intervención de un médico acostumbrado a este tipo de traumatismos.

Según el caso, el facultativo hará una punción en el hematoma (lo que producirá una alivio inmediato en el niño), suturará la herida del lecho ungueal con hilos muy finos o recolocará la uña si se ha despegado. Es importante proteger la zona que cubre la uña para evitar que crezca con deformidades.

Si se le ha caído la uña, no olvides recogerla y llevarla para que el médico pueda recolocársela.

Se ha pillado el dedo y se lo ha roto

Si el dedo del niño se inflama rápidamente y tiene problemas para doblarlo, puede que el golpe haya provocado una fractura de la última falange.

Qué hay que hacer. Ir al hospital para que le hagan una radiografía. En caso de fractura, le inmovilizarán el dedo. El hueso se volverá a consolidar rápidamente.

Laetitia Moller con Frank Fitoussi, cirujano ortopédico, responsable del servicio Mains Enfants del hospital Robert-Debré de París.

 © Enfant Magazine

Testimonio de un padre

«Un fin de semana, estábamos cenando en casa de unos amigos cuando Germain intentó entrar en la habitación de su hijo, que le cerró la puerta de golpe y le pilló la mano. Le aplastó tres dedos, que se fueron poniendo morados. Le pusimos la mano bajo un chorro de agua fría y luego lo llevamos al hospital. En la radiografía se vio que todo estaba bien. El médico simplemente nos aconsejó que le mantuviéramos los dedos juntos con una venda para evitar que se hiciese daño al moverlos. También tuvimos que darle paracetamol durante unos días. ¡Uf!».

 Antoine, padre de Germain, de 2 años y medio

Conoce las revistas para niños de Bayard

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!