Mi hijo se ha abierto una brecha en la frente

Cómo se debe actuar ante una herida en la frente

¡Ay! El temido accidente se ha producido. El niño grita y se lleva la mano a la frente ensangrentada. Hay que curarlo enseguida, decirle palabras tranquilizadoras y hacerle muchos mimos.

Mi hijo se ha hecho una brecha en la frente

Tu hijo está descubriendo el mundo… ¡y también sus peligros! Casi todos los incidentes, como caídas y hematomas, suelen ser leves. ¿Pero qué padre o madre no se ha asustado al ver que su hijo se cae del tobogán y se levanta con la frente llena de sangre? Pasado el primer susto, puede ser conveniente llevarlo al médico.

¿Qué es una herida?

Cuando tu hijo se corta, inmediatamente se pone en marcha un dispositivo de urgencia en su piel. Un primer equipo, formado por glóbulos blancos, llega a la lesión y se pone a limpiar los tejidos dañados. Ayúdalos en esa labor lavando la herida con agua abundante y jabón y luego aplicando un antiséptico. Después, un segundo equipo de células, los fibroblastos, segregan colágeno y participan en la soldadura de los bordes de la herida. Así se forma un tejido cicatricial.

Cómo actuar según si la herida es superficial o profunda

  • Si la herida es superficial, basta con que le pongas una simple tirita. Cicatrizará sin necesidad de realizar una sutura.
  • Si la herida está muy deteriorada en la superficie, no cubras la lesión con vendas o tiritas oclusivas. Solo conseguirías agravar la infección. Es importante que se pueda eliminar toda la parte dañada. Si la herida es profunda, acerca los dos extremos de la misma con tiras adhesivas, de venta en farmacias. Pero no siempre es fácil hacerlo.
  • Si tienes dudas sobre la gravedad de la herida, lleva a tu hijo al médico. Él valorará el caso y decidirá si hay que dar unos puntos de sutura. Solo un práctico facultativo experimentado puede realizar la sutura intradérmica. El resultado de esta intervención está garantizado: una línea de sutura recta, fina, sin puntos visibles y que casi siempre cicatriza bien. Los puntos se retiran al cabo de una semana, tras un examen médico.
  • Hoy en día existen pegamentos quirúrgicos cuya aplicación es indolora y que no requieren ni anestesia ni hilos. Pregunta al médico si puede aplicar a tu hijo un pegamento en lugar de realizarle la sutura.

¿Y la cicatriz?

  • En general, cuanto más pequeño es el niño, mejor cicatriza la herida. Sin embargo, si ves que tras el accidente la herida se vuelve roja, está caliente y le pica, es probable que la cicatrización se esté produciendo demasiado rápido, por lo que hay que vigilar su evolución.
  • Cada niño cicatriza a su ritmo, según el color y el tipo de piel. Si es clara, más bien pálida, la cicatriz será más discreta que si la piel es oscura.
  • La cicatriz crecerá con él, pero se irá desdibujando con el paso del tiempo. En la mayoría de los casos, será recolonizada por células pigmentarias y se volverá casi del mismo color que la piel de alrededor.
  • El proceso puede durar entre seis meses y dos años más o menos. Durante ese tiempo, procura no exponer la cicatriz al sol mientras sea de color rosa y protégela con crema solar de un índice elevado.
  • Aunque es difícil hacer desaparecer la marca de la frente, puedes mejorar su aspecto. Una vez terminada la cicatrización, hazle unos masajes para suavizar la cicatriz y disminuir su grosor. Pide a tu farmacéutico que te recomiende una crema adaptada a la cicatrización (a veces contienen cortisona). Si el niño tiene la piel seca o se rasca, aplícale otras cremas reparadoras.

Maryse Damiens con Jean Lavaud, responsable de las emergencias médicas pediátricas del hospital Necker-Enfants malades de París.

 © Enfant Magazine

Si se cae de cabeza, hay que estar vigilante

Durante las veinticuatro horas posteriores a la caída, debes preocuparte si aparecen los siguientes síntomas:

 • Trastornos de la consciencia (somnolencia  anormal, torpor, cefaleas, visión borrosa).

• Trastornos del comportamiento (irritabilidad anormal, apatía, calma desacostumbrada).

• Vómitos persistentes.

• Pupilas de tamaño desigual.

• Hipotonía de un miembro o de una parte de un miembro que parece paralizado.

Conoce las revistas para niños de Bayard

Artículos relacionados

  • Mi hijo se ha tragado un objeto

    Mi hijo se ha tragado un objeto

  • Mi hijo se ha pillado un dedo

    Mi hijo se ha pillado un dedo

  • Accidentes infantiles, ¿qué debemos hacer?

    Accidentes infantiles, ¿qué debemos hacer?

  • A mi hijo le sangra la nariz

    A mi hijo le sangra la nariz

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!