Una bola en el cuello de la botella: experimento para niños

Experimento casero para hacer con niños

¿Tienes bastante fuerza en los pulmones para soplar? Es una acción bastante infantil el soplar para introducir una bola en una botella. A menos que... Sorprende tu hijo con este experimento casero para niños de una bola en el cuello de la botella. Una botella vacía mi atención: la pequeña bola de aluminio vuela hacia ti y, literalmente, ¡te salta a los ojos!

Una bola en el cuello de la botella: experimento para niños


¿Qué necesitas?

  • Una botella vacía
  • Papel de aluminio

Experimento infantil de una bola en el cuello de la botella materiales

¿Qué hay que hacer?

1. Coge un trocito de papel de aluminio.

Experimento infantil de una bola en el cuello de la botella paso 1

2. Arrúgalo hasta conseguir una bolita del tamaño de un guisante.

Experimento infantil de una bola en el cuello de la botella paso 2

3. Mantén la botella en posición horizontal con la abertura hacia ti y empuja suavemente la pequeña bola en el cuello botella con el dedo.

Experimento infantil de una bola en el cuello de la botella paso 3

4. Ahora sopla en la botella para que la bolita avance hasta dentro.

Experimento infantil de una bola en el cuello de la botella paso 4

¿Qué ocurre?

¡La pequeña bola de aluminio vuela hacia ti te salta a los ojos!

¿Por qué ocurre esto?

Cuando se sopla dentro de la botella, el aire se acumula dentro de la botella: con el soplo, se crea un aumento de presión en la botella que se tiene que escarpar. La pequeña bola lo impide. El flujo de aire debe circular alrededor de la bola y de este modo genera una depresión que empuja la pequeña bola hacia delante. Es por eso por lo que la bola gira en el flujo de aire.

Así que su hijo ve una botella de "vacía" pero que no está vacía, sino lleno de aire. La botella está "llena" de aire. Para que el aire del exterior pueda entrar, el aire del interior tiene que salir. La pequeña bola de aluminio se encuentra en el camino y, como es muy ligera, se la lleva el aire.

La bola pequeña, lo mismo que las bolas "con efecto" en el fútbol, en el tenis o en el ping-pong, gira mientras vuela en el aire. Por esto, hay que darles un movimiento de giro con el pie o con la raqueta para provocar una fuerza transversal en la dirección de vuelo. Así la bola se aleja de la trayectoria habitual y el oponente tiene dificultad para alcanzarla. Por eso, los futbolistas no golpean la pelota en el centro, sino un poco hacia un lado para que gire y vuele en la dirección deseada.

Conoce las revistas para niños de Bayard

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!