Poner un huevo de pie: experimento para niños

Experimento casero para hacer con niños

¿Sabéis cómo hacer para que un huevo se mantenga de pie? Seguro que no salvo que hagáis igual que el gran navegador y descubierto Cristóbal Colón, clavando la punta. Pero hay otra manera muy fácil que te enseñamos con este experimento casero paso a paso.

Poner un huevo de pie: experimento para niños

¿Qué necesitas?

  • Un huevo (mejor si es un huevo duro)
  • Un poco de sal
  • Un soporte sólido

¿Qué hay que hacer?

1. Primero intenta mantener el huevo de pie sin ayuda. Es una misión difícil ya que siempre se cae hacia un lado.

Experimento infantil para poner huevo de pie paso1

2. Aquí tienes un pequeño truco para ayudarte: pon sal sobre la mesa, con un poco será suficiente.

Experimento infantil para poner huevo de pie paso2

3. Junta la sal en un montoncito y vuelve a intentar poner el huevo de pie.

Experimento infantil para poner huevo de pie paso 3

¿Qué ocurre?

Con la ayuda de la sal el huevo puede quedarse de pie sobre una de sus puntas redondas. Con algunos intentos, un poco de paciencia y una mano segura lo conseguirás, el huevo se quedará de pie sobre la mesa.

¿Por qué ocurre esto?

Para formar un plan es suficiente tener tres puntos. Por eso, con tres granos de sal también es suficiente para mantener un huevo de pie. Se trata de situarlos bien debajo del huevo para que sirvan de apoyo. Es como lo que llamamos zapatas de freno, las cuales se ponen delante de un cocho o de un avión para que no siga avanzando hacia delante.

Con dos granos de sal, el huevo se puede mantener de pie ya que hay un tercer punto de apoyo que es el lugar donde la cáscara se apoya sobre la mesa. Con un tercer grano de sal, se mantiene más derecho que una vela. Los granos de sal forman un triángulo bajo el huevo.

Con este experimento, los niños se dan cuenta de que con tres patas los objetos no se caen. Un caballete de pintor por ejemplo, está formado por tres patas, dos fijas y una movible. La tercera pata se despliega hacia atrás para que el caballete no se caiga y se mantenga de pie. Las cámaras de foto o de vídeo también tienen tres patas. Las pequeñas barbacoas o los triciclos también se mantienen sobre tres patas. En un terreno irregular, un trípode se mantiene mejor que un objeto de cuatro patas. Un taburete o una mesa de cuatro patas se tambalean cuando el suelo no es regular, en cambio un taburete o una mesa de tres patas no se tambalea.

Conoce las revistas para niños de Bayard

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!