Explosión de guisantes: experimento para niños

Experimentos divertidos con vasps para enseñar ciencia a los niños

Explosión de guisantes, un experimento muy divertido para hacer con los niños en casa. Explica a tus hijos conceptos sencillos de la naturaleza con este experimento casero sobre la ósmosis.

Este experimento permite descubrir la ósmosis y cómo hacer para conseguir una explosión de guisantes. Cuando se ponen en un vaso con agua, estos de hinchan. Enseguida el vaso se queda demasiado pequeño para tener todos los guisantes dentro. Es por lo que los guisantes se caen por el borde del vaso haciendo ruido al caer sobre una tapa metálica.
Los guisantes son geniales, te sirven para descubrir cosas y luego te los puedes comer en cualquier receta deliciosa.

Explosión de guisantes: experimento para niños

¿Qué necesitas?

Un vaso
Una tapa metálica (por ejemplo de una caja de galletas)
Gusanes secos


¿Qué hay que hacer?

1. Llena el vaso hasta arriba de guisantes secos. Después llénalo con el máximo de agua posible.

Experimento infantil de explosión de guisantes paso 1

2. Pon el vaso lleno sobre la tapa metálica. A continuación, ponlo en un lugar donde esté no se vea, por ejemplo detrás de una planta o en un hueco.

Experimento infantil de explosión de guisantes paso 2

3. Cuando el niño llega, oye rápidamente los misteriosos ruidos de los guisantes que caen sobre la tapa metálica. Puedes hacer que suenen más fuerte poniendo un vaso debajo de la tapa metálica.

4. Se acaba el misterio cuando el niño encuentra el escondite de los guisantes…

¿Por qué ocurre esto?

Los guisantes se impregnan de agua y se hinchan. Por eso, el vaso se queda enseguida pequeño para estas hortalizas. Es por lo que los guisantes se deslizan por el borde del vaso y caen haciendo ruidos sobre la tapa metálica. Cuando no se sabe que son hortalizas, resulta extraño oír esos ruidos.
Los tejidos vegetales tales como los de los guisantes están compuestos de alvéolos. Generalmente estos alvéolos están cuberito de una cubierta que llamamos membrana del alvéolo. Permite que entre el agua dentro pero no permite que salgan algunos elementos tales como la sal o el azúcar. Es lo que ocurre en los guisantes. Dejan pasar el agua a través de su piel exterior y los minerales se concentran dentro del guisante. El agua aporta minerales en el interior del guisante por lo que se hincha pero no deja salir estos minerales que están disueltos en el agua. ¡Así que explotan!


Las partículas que están disueltas en los dos lados quieren mezclarse con el agua de forma homogénea. La concentración de minerales tanto dentro como fuera del guisante tiene que ser equilibrada. El guisante absorbe siempre más agua y la solución que está dentro del guisante aumenta cada vez más de volumen y ejerce presión, la llamada presión osmótica. Muchas plantas necesitan esta presión para vivir; es gracias a esta presión osmótica que algunas plantas llevan los líquidos desde su raíz hasta las extremidades. En una universidad de Arizona, un equipo de investigadores ha calculado que un árbol puede crecer como máximo hasta 130 metros. Más allá de esta altura, ya no puede transportar el agua de esta manera. Cuando las cerezas explotan después de una lluvia también es debido a la ósmosis. Es porque hay demasiada agua en los alvéolos. En cambio, en la ensalada ocurre lo contrario, cuando se condimenta, la ensalada se marchita en el fondo de la fuente. También es debido a la ósmosis ya que el agua de los alvéolos de la ensalada pasa a la salsa entonces los alvéolos pierden su consistencia.

Conoce las revistas para niños de Bayard

Artículos relacionados

Comentarios (1)

01 nov 2016 19:27 te amo

me encanto acerlo