El Escorial, Madrid

Rutas - Naturaleza - Urbanas
Madrid - Escorial (El), España

Descripción de El Escorial, Madrid

Un paseo por la sierra para disfrutar de la naturaleza y de un monumento artístico fabuloso: el Monasterio de San Lorenzo de El Escorial.

Salida. Empezaremos la ruta en la Ermita de la Virgen de Gracia. Fue construida hace poco más de 50 años, imitando el estilo del Monasterio de El Escorial. Tiene un merendero en el que, el segundo domingo de septiembre, se celebra la romería de la Virgen de Gracia. Una carreta de bueyes lleva la imagen de la Virgen desde su santuario hasta la ermita. Las peñas del pueblo y los grupos de amigos adornan otras carretas y siguen a la de la Virgen hasta la explanada, donde comen y duermen la siesta. Luego vuelven a El Escorial.

1. Fuente de las Arenitas. Desde la Ermita tomamos la carretera de la izquierda (la de la derecha se interna en el bosque por otro lado que luego veremos). Llegamos enseguida a otro merendero en el que está la Fuente de las Arenitas. Se llama así porque casi no crece hierba a su alrededor, seguramente debido a que las enormes raíces de los árboles absorben toda la humedad. Subimos un poco más por la carretera y seguimos el camino de la ruta GR-10, que recorre los montes de Los Ermitaños. La senda está señalizada en los árboles y las piedras del lugar con una banda blanca y otra roja debajo. Cruzando la carretera, tomamos la dirección sur (la contraria al pueblo).

2. Bosque de La Herrería. Seguimos la senda marcada en blanco y rojo. Nos volveremos a encontrar con la carretera, que ni siquiera es necesario cruzar porque, unos metros más allá, se vuelve a separar. El bosque por el que vamos caminando se llama La Herrería. Se extiende desde los pies del Monasterio de El Escorial hasta la senda botánica que después conoceremos. Felipe II, el rey que mandó construir el Monasterio, bajaba a pasear por este bosque todos los días. Adquirió el terreno a mediados del siglo XVI y decidió edificar aquí el Monasterio. Doscientos años después, el rey Carlos III utilizó el bosque como coto de caza para la realeza. No es casualidad, porque aquí hay una enorme variedad de aves y de caza mayor: corzos, conejos y jabalíes. Patrimonio Nacional se encarga de su conservación desde que la UNESCO declaró el Monasterio Monumento Artístico de Interés Mundial el 2 de noviembre de 1984.

3. La Silla de Felipe II. Poco más adelante, en la carretera, encontramos un cruce de caminos. Tomamos el de la derecha, que va hacia la Silla de Su Majestad: aquí empieza la cuesta más pronunciada. Éste es uno de los bosques más espectaculares de Madrid, que conserva la vegetación propia de la zona. En muchos otros bosques de la región, destruidos por los incendios, la repoblación se ha realizado con otras especias de árboles, sobre todo con pinos. A éste se le puede denominar robledo porque en él predominan los robles, viejos y orgullosos, que tienen un aire mágico, quizá por las hiedras que trepan por sus troncos. Las otras cuatro especies de árbol mejor representadas en este bosque son el arce, la encina, el fresno y el castaño. La madera de todos ellos es de excelente calidad. Llegamos a una explanada donde hay un chiringuito estupendo para hacer una pausa y contemplar un arce fabuloso y unas grandes rocas con escaleras labradas en la piedra. Se trata de la Silla de Felipe II. En este lugar, el rey se enfrascaba en la contemplación del paisaje y también controlaba las obras de construcción del Monasterio. Si subimos las escaleras, podremos ver tres sillas esculpidas en la roca. La del medio tiene grabadas las siglas SM y es la silla donde se sentaba Su Majestad: estamos, pues, frente al trono más agreste que se pueda imaginar. Es un buen sitio para observar las rapaces y las lagartijas, que son las reinas del lugar.

4. Senda botánica. Remontamos unos diez metros la carretera y encontramos el comienzo de la senda botánica. A la entrada, hay un mapa del recorrido: conviene conservarlo en la memoria para saber en todo momento dónde estamos. Vamos a seguir esta senda bellísima disfrutando de las explicaciones que nos ofrecen los expertos sobre la vegetación del lugar. La variedad de arce que predomina es la llamada arce de Montpellier, inconfundible por sus hojas con tres lóbulos. Se trata de una especie típica del sur de Europa. Los arces son una de las grandes familias de árboles. La variedad más conocida es, tal vez, la que ilustra con su hoja la bandera de Canadá. El fresno es un árbol típico de ribera, muy presente en toda la Comunidad de Madrid. También es inconfundible por sus hojas verde intenso que crecen como un racimo, una frente a otra, a lo largo de extensos tallos. Por último, encontramos multitud de robles. Se dice que, en la Antigüedad, una ardilla podía cruzar la Península de árbol a árbol, desde Cádiz hasta Asturias, sin tener que pisar la tierra. Hoy en día quedan pocos robledos puros. No lejos de El Escorial está el pueblo de Robledo de Chavela que debe su nombre al bosque contiguo. La madera del roble, rey del bosque, es una de las más resistentes y nobles. Algunos robles viven cientos de años soportando seguías, vientos y tormentas. En esta zona de El Escorial, no es difícil encontrar rosales silvestres entre los robles.

5. Fuente de la Reina. Cerca de la Silla del Rey está la caudalosa Fuente de la Reina, rodeada de manantiales de un agua buenísima. El paraje es idílico, entre rocas cubiertas de musgo y líquenes, y viejos castaños. El castaño es otro de nuestros árboles históricos. Antes de que Colón descubriera América y trajera la patata, muchas zonas del país se alimentaban sobre todo de castañas: puré de castañas, castañas con leche... Multitud de recetas tradicionales dejan constancia de este hecho.

6. Otra vez la Silla del Rey. La senda botánica lleva de vuelta a la Silla de Felipe II. Basta con desandar el recorrido para estar de nuevo en la Ermita de la Virgen de Gracia.

7. Fachada del Monasterio. Se suele afirmar que el Monasterio de San Lorenzo de El Escorial fue construido para celebrar la victoria española sobre los franceses en la batalla de San Quintín, en 1557, el 10 de agosto, fiesta de San Lorenzo. Se afirma también que en esa batalla las tropas españolas destruyeron una iglesia dedicada a ese santo y, para congraciarse con Dios, el Rey decidió levantar el Monasterio. El edificio simboliza la parrilla en la que se martirizó al santo, cuya imagen, en la fachada principal, tiene una parrilla de bronce. Lo que se sabe con seguridad es que el rey deseaba tener un espacio para enterrar a la familia real. Por ello construyó el Panteón. El conjunto de El Escorial está formado por el cuerpo central del Monasterio, las tres Casas de Oficios, la Casa de los Infantes y la Reina y la Casa de la Compaña, actual sede de la Universidad. Todas están unidas entre sí por arcos y subterráneos. Las Casas de Oficios eran dependencias del palacio dedicadas a las reparaciones y el mantenimiento. En la Casa de la Compaña se hacían los trabajos administrativos. Alrededor de la fachada hay una enorme plaza, La Lonja, pavimentada con granito. La inmensa fachada principal, de más de doscientos metros de largo, está orientada al Oeste. Apenas tiene adornos ni símbolos. En su diseño imperan las líneas rectas. El conjunto es obra del arquitecto Juan de Herrera, que con este monasterio creó su propio estilo llamado herreriano. Como única decoración están las bolas que rematan los tejados y las columnas sobre los mismos tejados que parecen chimeneas.

8. Monasterio de San Lorenzo de El Escorial. Desde la puerta principal accedemos a la Biblioteca, que tiene unos libros muy valiosos, como las Cantigas de Alfonso X el Sabio o un Códice áureo, un libro escrito a mano, con letras de oro. A continuación, se encuentra el Patio de los Reyes. Se llama así porque en él están las figuras de unos reyes bíblicos que guardan la entrada a la Basílica. A la izquierda del patio, está el Colegio del Monasterio y, a la derecha, el Convento. En el interior de la Basílica, a ambos lados del altar, están representados los reyes Felipe II y Carlos IV junto a sus familias, arrodillados y rezando. Hay una ventana sobre el altar que corresponde al dormitorio de Felipe II. Desde allí, el monarca, que durante los últimos años de su vida padeció de gota y apenas podía moverse, podía oír misa sin necesidad de bajar a la iglesia. También se pueden visitar los Panteones Reales, donde están enterrados casi todos los reyes de España desde Carlos I, y el Palacio de los Reyes con sus lujosas dependencias, entre las que destaca la Sala de las Batallas, con frescos que recuerdan las contiendas más importantes que libró España.

Final. Jardín de los Frailes Felipe II era un gran amante de la naturaleza. Seguramente por eso mandó construir aquí el Monasterio, en una magnífica zona boscosa, y por ello también hizo rodear el edificio de cuidadosos jardines. El Jardín de los Frailes es el único que se visita. El jardín se asienta en una terraza, sobre 77 arcos. Tiene un pequeño claustro y setos recortados en torno a varias fuentecillas. Una enorme cantidad de nenúfares, que flotan en el agua, le dan un aspecto idílico. En la parte inferior, que ya no se visita, hay un estanque con cisnes, y, al fondo, una casita que es el pozo de nieve, es decir, el foso donde se guardaba la nieve y el hielo que se recogía en la sierra durante el invierno para utilizarla en verano. Más abajo se extienden las huertas y los pastos del Monasterio, que aún se explotan hoy en día. Con esto acabamos una larga jornada repleta de descubrimientos.

Si todavía nos quedan fuerzas, podemos dar un paseo por el pueblo, que es muy bonito, porque surgió al amparo del Monasterio como lugar de descanso para nobles y cortesanos.

Recomendamos la Ruta de El Escorial porque...

Es un lugar con mucho encanto, lleno de riqueza arquitectónica e histórica, con grandes plazas y monumentos dignos de ver, rodeado de una amplia naturaleza que hace que sea el lugar idóneo para pasar un día en familia.

Info práctica de El Escorial, Madrid

Dirección:

Ermita de la Virgen de Gracia M-505 San Lorenzo El Escorial
Escorial (El), Madrid, España

Ubicación El Escorial, Madrid

Comentarios de El Escorial, Madrid

¡Sé el primero en comentar!

Planes relacionados