Conmishijos en tu correo:

Suscríbete y gana un ordenador para tu hijoSuscríbete gratis al boletín. Recibirás información de ocio en familia y actividades con los niños. Al registrarte, participas en el sorteo de un ordenador infantil

Personajes de la serie Bob Esponja: Tritonman y el Chico Percebe

Los principales personajes de la serie infantil de Clan TVE

Personajes de la serie Bob Esponja: Tritonman y el Chico Percebe

Tritonman y el Chico Percebe son los únicos personajes humanos que habitan en Fondo de Bikini. Son dos superhéroes que poseen la capacidad de respirar debajo del agua.

Ahora ya están jubilados y sólo aspiran a disfrutar de una vida tranquila en la residencia de la tercera edad Arenas Movedizas. Pero, por desgracia para su tranquilidad, continúan siendo los ídolos de Bob Esponja.

Dos superhéroes casi retirados

Hace cincuenta años, Tritonman y su acólito, el Chico Percebe, eran unos magníficos superhéroes dotados magníficos superpoderes con los que combatían el mal: el dominio sobre los seres marinos, la capacidad de lanzar bombas acuáticas y el poder de crear remolinos de agua.

Por aquel entonces, lucían sobre sus musculosos cuerpos unos ceñidos trajes de superhéroes con sus respectivos complementos. El Chico Percebe, una gorra y un pañuelo marineros; Tritonman, una estrella marina en la nariz que le permite respirar bajo el agua y un sostén formado por dos vieras.

Cincuenta años después, los músculos del Chico Percebe han desaparecido y los de Tritonman se han convertido en tejido adiposo. Continúan manteniendo sus trajes de superhéroes, aunque con algún añadido: Tritonman le ha incorporado unas pantuflas rosas. En cuanto a sus superpoderes, se encuentran tan menguados como sus facultades mentales.

También sus relaciones se han deteriorado. El Chico Percebe está harto de llevar medio siglo a la sombra de Tritonman: ("¡Estoy cansado de hacer de segundón de un hombre que lleva sostén!"). Está harto de ser el eterno compañero ("Quiero ser un superhéroe y que me llamen el Hombre Percebe"). Y, sobre todo, está harto de tener que seguir comiendo a sus 78 años la Burger Cangreburger infantil.

Pese a todo, continúan siendo los ídolos de Bob Esponja, que los venera como en sus mejores tiempos y gusta de ir  a visitarlos a la residencia de ancianos donde viven, o intentan vivir, plácidamente... Porque ya se sabe lo que pasa: todos los que penetran en el círculo de Bob Esponja acaban metiéndose en sus líos.

Datos prácticos

Artículos relacionados

0 comentarios

Avatar