Pastor Islandés: mascota de vikingos

Pastor Islandés: mascota de vikingos

El Pastor Islandés desciende directamente de los perros que hacían compañía a los colonos vikingos que se asentaron en Islandia.

A pesar de haber estado a punto de desaparecer a causa de una epidemia de moquillo, criadores islandeses y algunos ingleses se dedicaron a sacar adelante la raza y terminaron por reconstruirla. Gracias a este esfuerzo todavía podemos seguir viendo ejemplares de estos perros por el mundo. Estos perros son muy cariñosos con sus dueños, activos e inteligentes como pocos. Sin embargo, pueden ser un poco desconfiados con los extraños y volverse ariscos, por lo que habrá que sociabilizarlos desde cachorritos para evitar que esto ocurra. En líneas generales, estamos ante un perro completo y polivalente, ya que puede ejercer de pastor, de guarda y por supuesto de animal de compañía.

Cuidados

El perro Pastor Islandés necesita mucha actividad y ejercicio. También acusa la soledad e incluso puede sufrir de ‘ansiedad por separación’ si va a pasar mucho tiempo sin compañía en casa, lo que se traducirá en destrozos y estrés en el perro. De todos modos, debemos acostumbrarlos desde pequeños a ser un poco independientes, así como educarles de forma constante y firme. Se trata de un perro rústico y duro que no necesita excesivos cuidados salvo los básicos. Si cepillamos una vez a la semana su pelo, soltará menos por la casa y estará más brillante y sano.

Pastor Islandés: mascota de vikingos

Conoce las revistas para niños de Bayard

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!