Hámster Roborovsky: el pequeño rey del desierto

Hámster Roborovsky: el pequeño rey del desierto

El hábitat natural de este animalito son los desiertos arenosos y las zonas semiáridas.

El hámster Roborovsky, también conocido como hámster del desierto, vive en estado salvaje en algunas regiones de Rusia, Mongolia y el Norte de China. Se encuentra muy confortable en los grandes desiertos de arena, donde suele excavar túneles subterráneos de hasta 2 metros de profundidad. Los más curiosos os preguntareis... ¿porque se llaman Roborovsky? Pues bien, su nombre lo comparte con un integrante de una expedición científica quien capturó, en 1894, el primer ejemplar de la especie. Sin embargo, hubo que esperar hasta el año 1960 a que los primeros Roborovsky aterrizaran en Europa. Primero lo hicieron en el zoológico de Londres, y desde hace muy poco (1990) se han incorporado a miles de hogares en todo el mundo. Debido a su tendencia a moverse bastante, estos inquietos animalillos no están especialmente recomendados para los más pequeños de la casa, pues normalmente quieren cogerlos y jugar con ellos a menudo y su rapidez les dificultará la tarea. De todos modos, resulta todo un espectáculo observarlos en plena actividad en su jaula.

Cuidados

Este hámster es el más pequeño de los que podemos encontrar en el mercado como animales de compañía, y por ello deberemos prestar más atención en sus salidas de la jaula, pues su reducido tamaño le hace también el más escurridizo, alegre e inquieto. A pesar de que no dejan de moverse, no son muy aficionados a escalar, ya que están acostumbrados a la vida en el suelo del desierto. Disfrutarán correteando entre los tubos, que les recuerdan a sus madrigueras y a las galerías subterráneas que solían construir. Los hamsters Roborovsky son muy sociables entre sí y algo tímidos con las personas, aunque naturalmente todo dependerá de la forma y el cuidado que tengamos al aproximarnos a ellos y al manipularlos.

Hámster Roborovsky: el pequeño rey del desierto

Conoce las revistas para niños de Bayard

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!