Cornish Rex: piel de cordero

Cornish Rex: piel de cordero

El tacto del pelaje rizado y con ondas de estos curiosos gatos recuerda a la piel de un pequeño cordero.

El gato pionero de la raza, el primer Cornish Rex de todos los tiempos, se llamó Kallinbunker y era de origen inglés. La primera camada constó de 5 gatitos, aunque fue sólo este el que presentó la característica identificativa de la raza: su inconfundible pelaje. El Cornish es divertido, adora jugar y muestra cariño y adoración por sus dueños. Disfruta del contacto con los niños, es un gato inteligente y puede convivir con otros gatos sin problemas. También se adapta fácilmente a diferentes ambientes, aunque su ‘hábitat’ ideal son los espacios interiores, cálidos y hogareños.

Cuidados

A pesar de que el Cornish Rex no requiere de excesivos cuidados, deberemos tener a mano un guante de franela con el cual podremos retirar esporádicamente el pelo muerto y así mantenerlo suave y brillante. Es recomendable habituarlos a los baños, y en estos deberemos utilizar un champú específico que elimine el exceso de grasa. Además, deberemos prestar atención a la higiene de sus orejas, uñas y cola.

Cornish Rex: piel de cordero

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!

Artículos relacionados