Caniche: el perro aristócrata

Caniche: el perro aristócrata

El Caniche, en la antigüedad perro por excelencia de la aristocracia, es una raza muy recomendable para las personas que tienen por primera vez una mascota.

El Caniche, en inglés Poodle (que viene de ‘chapotear en el agua’) nació para ayudar a los cazadores a cobrar las presas que caían en el agua. Hoy, las tornas han cambiado y se ha convertido en un perro de compañía muy popular. El Caniche llegó era la mascota favorita de la aristocracia europea. Apoyado por su aspecto, agilidad e inteligencia, estos perros pronto fueron muy valorados por la compañía que hacen en los hogares y el cariño que profesan a sus dueños. Lo cierto es que, dentro de la raza, se reconocen cuatro variedades que se diferencian básicamente por su tamaño. Está el Caniche grande, estándar, mediano, enano y toy. En cuanto a su temperamento, todos muestran unas características similares. Muchos consideran estos perros como la raza más inteligente. El Caniche es divertido, juguetón y muy cariñoso. Además, su memoria privilegiada le convierte en una mascota ideal para el adiestramiento. Sensibles, divertidos y muy fieles, se convierten en la solución perfecta para combatir la tristeza y el aburrimiento.

Cuidados

Debido a su tipo de pelo, necesitan baños frecuentes, así como cortes de pelo que se sucederán cada 6 u 8 meses. Se recomienda desenredarlo cada día con un cepillo de púas metálicas y redondas.

Caniche: el perro aristócrata

Conoce las revistas para niños de Bayard

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!