Camaleón: el rey del escondite

Camaleón: el rey del escondite

Los camaleones son mundialmente conocidos por su habilidad innata para cambiar el color de su piel y mimetizarse con el ambiente. Si supieran jugar al escondite, serían absolutamente imbatibles.

Parientes directos de las iguanas, estos animales son unos verdaderos genios del disfraz. Sin embargo, no todos saben que sus cambio de color no se deben solamente a la intención de esconderse y mimetizarse con su ambiente. También lo pueden hacer en función de su estado de ánimo, épocas de apareamiento, miedo o según la temperatura. Se trata de uno de los reptiles más primitivos, y se cree que hace 200 millones de años ya se encontraba jugando al escondite en nuestro planeta. Su origen es mayoritariamente africano, más concretamente de la isla de Madagascar y el sur oriental, aunque también existen en algunas zonas aisladas de Asia. En Europa, sólo existen camaleones salvajes en la Península Ibérica, dónde se introdujeron algunas colonias en el sur de Portugal y en algunas regiones de España. Por supuesto, su caza es absolutamente ilegal. Si hay algo que distinga al camaleón del resto, debemos quedarnos con tres elementos básicos que hacen de este simpático amigo un animal único: sus ojos, su cola y color. Cada ojo del camaleón puede moverse independientemente del otro en todas las direcciones. ¿Qué quiere decir esto? Pues que con un ojo puede estar vigilando sus espaldas, mientras que el otro está oteando el panorama que tiene en el frente. Además, este animal posee una cola prensil, con la que es capaz de colgarse de las ramas y quedarse suspendido. Finalmente, la ya mencionada habilidad de mimetismo, a través de la cual es capaz de cambiar su tonalidad en función de sus necesidades, es la última cualidad que nos permite diferenciar al camaleón fácilmente y sin dudar.

Cuidados

Deberemos ubicar nuestro camaleón en un terrario que sea más alto que ancho. De lo contrario, estos curiosos animales suelen sufrir de ansiedad. Además de tener en cuenta esta apreciación, cuanto más grande y más espacio tengan para moverse, más a gusto se sentirá el animal. Se recomienda situar el recipiente cerca de una ventana, con el fin de que pueda recibir luz solar directa, aunque alejado de las corrientes que podrían hacer que este enfermara. En cuanto a la alimentación, el camaleón es básicamente insectívoro. Esta será la base de su dieta (que no su único alimento). No hace falta que nos pasemos el día intentado cazar moscas, coger grillos o saltamontes. Los insectos más beneficiosos para nuestra mascota se pueden comprar en tiendas de animales, además de estar criados allí y controlados con la seguridad de que no tienen enfermedades (cosa de la que no podemos estar seguros si les proporcionamos un mosquito de la calle). A su vez, la fruta es un alimento que aportará una buena fuente de vitaminas y supondrá un importante complemento de su dieta habitual.

Camaleón: el rey del escondite

Conoce las revistas para niños de Bayard

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!