Conmishijos en tu correo:

Suscríbete y gana un ordenador para tu hijoSuscríbete gratis al boletín. Recibirás información de ocio en familia y actividades con los niños. Al registrarte, participas en el sorteo de un ordenador infantil

Cuentos infantiles de animales: El pájaro carpintero

Cuentos con valores para leer a los niños antes de dormir

Cuentos infantiles de animales: El pájaro carpintero

Estaban todas las aves del bosque reunidas un día debajo de un frondoso árbol, cuando de pronto escucharon un ruido.

Parecían martillazos, intrigadas salieron a curiosear. vaya sorpresa, observaron a una pequeña ave, desconocida hasta entonces, la cual parada sobre el tronco de un árbol, martillaba con su pico insistentemente, el loro decidió acercársele y le pregunto:

-¿Hola pequeño amigo que estas haciendo?.

Deteniendo por unos momentos su labor, el ave trabajadora le respondio:

-¡Estoy construyendo un nido para mi familia amigo!.

 Cuentos de animales para niños

El loro continuo la conversación:

-¡Es muy extraño lo que haces,nosotros construimos los nidos sobre las ramas de los arboles!.

Soltando la risa, el ave trabajadora respondio:

-¡Vaya error amigo, es por eso que se mojan cuando llueve y me imagino que también pasan mucho frío en las noches, amen del peligro que corren ya que estan expuestos a que alguna fiera del bosque les haga daño mientras duermen, yo en cambio duermo muy protegido en este nido y mis polluelos no pasan frío y no se mojan, comprendes las ventajas que tienen estos nidos!.

Sorprendido por aquellas palabras, el loro le propuso un trato:

-¡Caramba amigo reconozco que tienes mucha razón, te propongo un trato, si me construyes un nido como el tuyo, estoy dispuestoa pagar lo que me pidas!.

El ave trabajadora aceptó el trato y le respondió:

-¡Esta bien amigo loro, prometo entregarte este nido dentro de tres meses, para cuando comience el verano, mientras tanto deberas traerle comida a mi mujer y a mi hijo por el tiempo que yo este ausente lejos de casa trabajando!.

Contento el loro acepto las condiciones y la pequeña ave continuo trabajando. Ansiosas las demás aves del bosque esperaban el regreso del loro, cuando este por fin llegó, la guacamaya se le acercó y le preguntó:

-¿Oye primo que fue lo que hablaste con esa extraña ave?.

Cuentos de animales para los niños

El loro respondió en voz alta para que los demás escucharan:

-¡No se preocupen, es un ave amiga y muy trabajadora, esta construyendo un nido para su familia y lleque a un trato con él, prometió entregarme ese nido dentro de tres meses y a cambio me comprometí a alimentarle a su familia por el tiempo que este ausente trabajando en el bosque!. La guacamaya exclamó:

-¡Es un trato justo, veré si puedo hablar con él. Pasaron unos días y ya la extraña ave habia terminado de construir el nido y se encontraba cómodamente instalada con su pareja, en ese momento llegó hasta ellos la guacamaya y les preguntó:

-¿Buenas tardes como estan por aquí, quisiera poder hablar con usted amigo, cuanto me cobra por construirme un nido como este?.

Saliendo por unos momentos del nido, la pequeña ave le respondió:

-¡Eso depende del tipo de nido y del árbol en que lo quieras amigo, mientras más duro sea el árbol, más caro te costará el nido!.

La guacamaya se quedo pensando por unos momentos, entonces la pequeña ave le dijo:

-¡Bueno hagamos una cosa, en vista de que he notado que eres una buena ave y has venido en son de paz a mi casa, prometo construirte un nido, si a cambio te comprometes a venir todas las tardes a entretener con tu canto a mi hijo mientras yo este ausente!.

Complacida la guacamaya acepto el trato y regresando al bosque les contó a las demás aves lo sucedido. Transcurrieron los meses y la pareja de extrañas aves tuvieron su cría, el loro les traia comida todos los días y en las tardes la guacamaya los entretenía con su alegre canto.

Muy lejos de aquel lugar, la pequeña ave trabajadora construia el nido para la guacamaya, pero el fuerte ruido atrajo hacia el lugar a un enorme gavilán quien parandose sobre una rama preguntó:

-¿Se puede saber con que permiso el amigo esta construyendo un nido en este árbol?.

Soprendido por la pregunta, la pequeña ave trabajadora respondió:

-¡Bueno que yo sepa el bosque no tiene dueño y en todo caso el amigo debería preguntarle a la guacamaya quien me contrato!.

Al escuchar aquella respuesta el fiero gavilán exclamó:

-¡Miren pues asi que a usted lo contrato la guacamya, que raro ella no me informó nada al respecto, bueno ya arreglaremos cuentas en su momento!.

Cuentos infantiles para educar en valores

El enorme gavilán continuó su vuelo vigilando el bosque mientras la pequeña ave continuo con su trabajo. A los pocos minutos llegó a su lado el tucán y le dijo:

-¡Escuche buen amigo tenga mucho cuidado con ese gavilán, es muy peligroso y de paso se cree el dueño del bosque!.

Al escuchar aquellas palabras de advertencia, la pequeña ave trabajadora tuvo más precaución y de vez en cuando quitaba los ojos del palo para mirar el cielo.

Transcurrido un mes termino de construir el nido y buscando a la guacamaya le hizo entrega de la nueva casa muy contenta esta le dió las gracias y dió por concluido el trato. Entonces la pequeña ave trabajadora regresó a su nido a dormir con su familia. Al día siguiente el loro se presentó con la comida y la pequeña ave le dijo:

-¡Escucha buen amigo, mañana salgo para el bosque a construir otro nido ya que se acerca el verano y debo cumplir con el trato que acordamos!.

Muy de mañana el ave trabajadora se marchó al bosque a construir el nuevo nido y sucedió que mientras trabajaba se le acercó el tucán con el cual habia conversado días atrás, este le preguntó:

-¿Oiga buen amigo cuanto me cobraría usted por construirme un nido asó como ese para mi familia, ya que no tengo casa, anoche el gavilán me destrozó la que tenía?.

La pequeña ave le respondió:

-¡Comprendo su angustia amigo y quisiera ayudarlo, le propongo un trato, después que construya este nido, me mudaré para acá con mi familia, entonces podría comenzar a construirle su nido, pero a cambio usted se debe comprometer a alimentar a mi familia mientras yo este trabajando!.

Contento el tucán acepto el trato y voló al bosque a informar a su familia mientras la pequeña ave continuó con su trabajo.

Pasaron unas semanas y por fin estuvo listo el nido, entonces la pequeña ave voló hasta el bosque en busca de su familia y ya lista la mudanza le entregó el antiguo nido al loro, quien muy contento aceptó la nueva casa.

Mientras la pequeña ave estuvo ausente, el enorme gavilán trató de destruir el nido, pero el valiente tucán en compañía de otras aves lo enfrentaron y lo hicieron retirar.

Al llegar la pequeña ave con su familia, fue informada de la situación, esa noche todas las aves del bosque durmieron cerca del nido para protegerlo del ataque del gavilán.

Al día siguiente las aves del bosque se reunieron en asamblea y decidieron que la lechuza se encargara de la vigilancia nocturna a cambio de comida y agua gratis todos los días.

En ese mismo momento también decidieron por unanimidad darle un nombre a la pequeña ave trabajadora, a partir de ese instante la llamarían pajaro carpintero, el cual se convirtió en el ave más querida y protegida del bosque, pues su trabajo y habilidad para construir nidos era insuperable y muchas aves contrataban sus servicios por lo que tenía trabajo todo el año.

FIN

Artículos relacionados

1 comentarios

Avatar

  • Adriana
    Adriana

    03/04/2016 15:41

    Exelente cuento

    Valorar
    Responder

Página: 1 / 0 (0 Elementos)