Conmishijos en tu correo:

Suscríbete y gana un ordenador para tu hijoSuscríbete gratis al boletín. Recibirás información de ocio en familia y actividades con los niños. Al registrarte, participas en el sorteo de un ordenador infantil

El asma en los niños. Síntomas y tratamiento del asma

Cómo son los síntomas y tipos de asma infantil

El asma en los niños. Síntomas y tratamiento del asma

El asma es una de las causas más frecuentes de mala salud en la infancia y produce mayor absentismo escolar que cualquier otra enfermedad crónica, por ello conviene reconocer sus síntomas cuanto antes para iniciar el tratamiento adecuado.

Es más común en los niños que en las niñas, con una proporción de dos a uno, además los niños varones suelen presentar síntomas más graves. Después de la pubertad, desaparece esta diferencia entre sexos.

Síntomas asma en los niños

Síntomas del asma en los niños

Los síntomas aparecen, en el 30% de los casos, antes de los 2 años y, en el resto, antes de los 5 años. Entre los factores desencadenantes de las crisis asmáticas están la hiperreactividad bronquial, la alergia y los factores del entorno. Entre estos últimos se incluyen aspectos emocionales.

Los factores psicológicos no inducen el asma en personas que no están predispuestas a padecerla pero, en pacientes asmáticos, el estrés y las tensiones familiares suelen agravar la enfermedad y, a veces, precipitar una crisis asmática.

Por otra parte, también hay que tener en cuenta que los niños con enfermedades crónicas, como el asma, suelen utilizar sus dolencias para obtener determinados privilegios. Hay estudios que demuestran que los problemas psicológicos parecen producir efectos sobre la función del sistema inmunológico y sobre los procesos metabólicos. También hay numerosos estudios que ponen de manifiesto asociaciones entre el estrés y la severidad de los síntomas asmáticos.

Tipos de niños con asma

Algunos autores hablan de distintas estructuras de personalidad del niño asmático:

1. Niños con asma alérgica esencial. En este grupo está más de un tercio de los niños asmáticos. Se trata de niños que evitan peleas, se esfuerzan en apaciguar los conflictos e idealizan las relaciones interpersonales. Llama la atención su familiaridad excesiva, su falta de timidez. Sonríen sin discriminación a cualquier rostro. Parecen pensar y actuar como si los desconocidos no fueran extraños. Es frecuente, en este grupo que surja rivalidad entre las personas que se ocupan del niño, bien entre la madre y la cuidadora del pequeño o bien entre sus dos padres. Son también frecuentes los casos de sobreprotección: las madres tienden a volcarse en su cuidado y pueden, inconscientemente, impedirles crecer, para disfrutar más de ellos.

2. Niños con estructuras psicoafectivas mal organizadas. En este grupo de niños asmáticos prevalecen los factores emocionales en el desencadenamiento de las crisis.

3. Niños con neurosis de comportamiento. En estos niños se observan trastornos de la conducta como oposición, impulsividad o, por el contrario, pasividad, con dificultades de adaptación familiar y escolar. Este tipo de funcionamiento mental puede tener su origen en carencias relacionales precoces, frialdad afectiva del entorno del niño, exigencias prematuras y excesivas y, sobre todo, circunstancias de vida difíciles, como separaciones repetidas en la primera infancia. A menudo estos pequeños caen en un estado equivalente a la depresión en una persona adulta. Cuando mejoran sus condiciones de vida, se observa una evolución muy positiva de la enfermedad.

Tratamientos para el asma infantil

Los programas psicoeducativos encaminados a desarrollar en los pacientes asmáticos habilidades para hacer frente a su enfermedad parecen los más prometedores de entre los distintos enfoques terapéuticos.

La implicación del niño en su propio cuidado es fundamental, ya que evita la dependencia excesiva de los padres y, también, las ganancias secundarias o privilegios que obtenía por la enfermedad. Se pretende que el niño adquiera una mayor responsabilidad en el control de su enfermedad, que participe de manera activa en su tratamiento y que desarrolle un sentimiento de autoeficacia.

María del Mar García Orgaz. Psicóloga infantil

Artículos relacionados

0 comentarios

Avatar