Conmishijos en tu correo:

Suscríbete y gana un ordenador para tu hijoSuscríbete gratis al boletín. Recibirás información de ocio en familia y actividades con los niños. Al registrarte, participas en el sorteo de un ordenador infantil

Niños y videojuegos. Consejos para padres

Consejos para el uso de los videojuegos en familia

Niños y videojuegos. Consejos para padres

¿Cuánto tiempo es razonable que dedique nuestro hijo o nuestra hija a los videojuegos? Todo depende de su ritmo y de sus actividades. Lo esencial es encontrar un buen equilibrio y procurar que esos juegos no se conviertan en su único centro de interés.

Los videojuegos tienen tantos inconvenientes como beneficios en la educación. Pueden contribuir al aprendizaje de los niños siempre que sean adecuados y se utilicen con moderación

Niños y videojuegos

Cómo enseñar a los niños a usar los videojuegos

¿Cuánto tiempo de juego se considera “normal”?

No hay una respuesta definitiva a esta pregunta. Algunos psicólogos estiman que un niño puede jugar una hora al día. Pero, en la práctica, una hora diaria es demasiado.Es casi la décima parte del tiempo que el niño permanece despierto. Otros aventuran un límite de 2 horas, pero nada demuestra la pertinencia de esos límites.

De manera pragmática, lo ideal es adaptarse al ritmo y a las actividades del niño. Si un día tiene pocos deberes, puede jugar excepcionalmente una hora. Y, a la inversa, cuando la jornada está muy cargada, es mejor que dedique ese tiempo al descanso.

¿A partir de qué momento es demasiado?

Todo es cuestión de mesura. Porque un día el niño juegue una hora no se va a convertir en un adicto a los videojuegos. Y a la inversa: si la situación se reproduce día tras día, habrá que vigilar de más cerca, sobre todo si no consigue dejarlo.

Más allá de posibles picos de actividad sin consecuencias, se puede establecer la gradación siguiente: jugar hasta bien avanzada la tarde, por la noche, luego, los fines de semana, hasta alcanzar los casos extremos (entre el 5 y el 10 % de los jugadores) en los que la vida cotidiana se organiza en torno a los videojuegos.

¿Cómo encontrar el equilibro en el tiempo de juego?

No se trata de anotar el tiempo exacto que el niño consagra al juego, sino, sobre todo, de buscar un equilibrio en sus diferentes actividades: deberes, deporte, amigos, lectura, videojuegos, descanso, etc.

Si un sábado por la tarde, con los amigos, juega durante varias horas, no pasa nada, siempre y cuando su vida no se organice alrededor de los videojuegos.

El psicólogo Benoît Virole, especialista en videojuegos, propone una prueba para determinar si existe abuso, que se resume en una frase: la práctica de los videojuegos es aceptable en la medida en que no impida las otras actividades del niño y no lo aísle ni de sus amigos ni de su familia.

Tomislav Govekar

Artículos relacionados

0 comentarios

Avatar