Lecturas Bíblicas del Tiempo de Navidad

Hasta el día 24 de diciembre a las 24 horas no comienza el Tiempo Litúrgico de la Navidad, aunque en casi todas partes se adelante su celebración con comidas de empresa, con la lotería de Navidad y demás celebraciones. De los cuatro Evangelios que tenemos, tan sólo el de San Lucas se para a narrar el nacimiento, propiamente dicho, de Jesús: Y sucedió que mientras estaban en Belén, se le cumplieron los días del alumbramiento, y dio a luz a su hijo primogénito... La Epifanía (manifestación de Dios), conocida como la fiesta de los Reyes Magos, se relata en el Evangelio de Mateo. Y, por último, el Bautismo de Jesús, en el de Marcos. Las lecturas de los profetas Isaías y Sofonías ayudan a comprender mejor el significado de la Navidad.

LECTURAS DE NAVIDAD

Hasta el día 24 de diciembre a las 24 horas no comienza el Tiempo Litúrgico de la Navidad, aunque en casi todas partes se adelante su celebración con comidas de empresa, con la lotería de Navidad y demás celebraciones.

Mateo 1, 18 – 24 La Virgen concebirá y dará a luz un hijo.

José pensaba rechazar a María, porque antes de vivir juntos ella esperaba un hijo. Pero un ángel le dijo que el niño que iba a nacer era cosa de Dios. Por eso José aceptó a María y a su hijo

Sofonías 3, 14 – 18 a Alégrate, el Señor ha expulsado a tus enemigos.

Hay muchos motivos para alegrarse en estos días. Viene Jesús a nuestro hogar, viene el Hijo de Dios para librarnos de todo aquello que nos hace mal, de nuestros enemigos. Por eso llega el momento de hacer fiesta.

Isaías 62 , 1 – 5 El Señor te prefiere a ti, Dios ha puesto sus ojos en nosotros.

Se acercan días hermosos, días en los que anticipamos la felicidad que nos viene de Dios. El se alegra de estar con nosotros, de venir a nuestras casas, tanto como se alegra un novio de encontrarse con su novia.

Isaías 9, 2 – 7 Un niño nos ha nacido, y su nombre es Príncipe de la paz.

En un mundo donde hay tanto dolor, tanta noche oscura, descubrimos que Jesús es nuestra luz, aquel que nos trae la paz, aquel que pone fin a todas nuestras penas. Con El a nuestro lado ya no hay motivo para estar tristes.

Lucas 2, 1 – 14 Encontraréis un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre.

Los pastores siempre han sido gente humilde que vive en el campo con muy poca cosa. Ellos, igual que miles de personas en todo el mundo, se unen a los coros angélicos para proclamar las maravillas que ha hecho Dios.

Lucas 2, 15 – 20 Encontraron a María, a José y al niño acotado en el pesebre.

Del mismo modo que los pastores se encuentran con Jesús y sus padres, quienes confían en la palabra de Dios descubren la presencia de su amor en sus vidas.

EPIFANÍA- (Fiesta de los Reyes Magos)

Jesús ha nacido, con los sabios de oriente todos los pueblos del mundo están invitados a gozar y festejar la gloria de Dios.
Mateo 2, 1 – 12
Al ver la estrella se llenaron de inmensa alegría. La estrella que guió a los magos de oriente también nos guía a nosotros. Gracias a ella los momentos tristes de nuestra vida pueden convertirse en felicidad. Basta con que obedezcamos la voz de Dios que nos llama a querer a los demás y desobedezcamos la voz de los “herodes” que nos invitan al odio y al rencor.

BAUTISMO DEL SEÑOR

Marcos 1, 6 b – 11 Vino una voz del cielo que dijo: “tú eres mi hijo amado”. Para cumplir su misión Jesús necesitará ser marcado con la fuerza de Dios, por eso él también recibe el bautismo, y el Espíritu Santo desciende sobre El.

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!