Conmishijos en tu correo:

Suscríbete y gana un ordenador para tu hijoSuscríbete gratis al boletín. Recibirás información de ocio en familia y actividades con los niños. Al registrarte, participas en el sorteo de un ordenador infantil

El cambio de ritmo escolar en la adolescencia

Los retos del adolescente en el curso escolar

El cambio de ritmo escolar en la adolescencia

No hay que subestimar el reto que representa la entrada en la educación secundaria. En ese momento, los niños tienen que manejar muchas cosas a la vez: desde la conmoción que supone la pubertad hasta los cambios de ritmo de vida y de modo de trabajo.

La entrada en la pubertad representa un cambio real en el ritmo de vida de los niños y de las niñas. Tenemos que ser conscientes de ello para acompañarlos en esta nueva etapa de su escolaridad que es algo más que el umbral simbólico de la entrada en la adolescencia y el inicio de una cierta autonomía.

Colegio y adolescencia 

Las diferencias en la educación del adolescente

El ritmo general es cansado: en secundaria, las jornadas suelen ser más largas que antes, prescindiendo a veces incluso del horario partido y siendo una jornada continua. A menudo, el instituto o el colegio están más lejos de casa, por lo que los alumnos tienen que madrugar más.

En el instituto el modo de trabajar cambia, ya no es como en la educación primaria. Entonces, solo había un profesor principal, la progresión era lineal y las evaluaciones no tan frecuentes.

Además de tener que adaptarse a los diferentes métodos de trabajo de los distintos profesores, los niños tienen que amoldarse a un horario que más extenso y complicado debido a las asignaturas optativas, y mantener el ritmo de los deberes que, en ocasiones, les exigen dedicar más de una hora diaria después de la jornada escolar. La clave del éxito está sin duda en procurar que los niños mantengan un ritmo regular, tanto a nivel de trabajo como de sueño.

Vuestro hijo recibe el horario desde el principio de curso, y conviene que tanto él como vosotros lo hagáis vuestro. Podéis hacer fotocopias para todos los miembros de la familia y para las personas que se ocupan de él y colgar un ejemplar en su habitación, delante de su mesa de trabajo, y otro en la nevera o en la puerta de entrada de casa.

Echar un vistazo al horario de la jornada antes de salir de casa por la mañana, permite no olvidar la bolsa de deporte o el material de dibujo. Es conveniente que el niño pinte de distintos colores las casillas correspondientes a las diferentes asignaturas para que pueda organizarse más rápidamente.

Laure Dumont

Artículos relacionados

  • Los adolescentes y la lectura

    Los adolescentes y la lectura

  • Los adolescentes en Internet

    Los adolescentes en Internet

  • Educación en la adolescencia

    Educación en la adolescencia

  • Aspectos sociológicos de la habitación del adolescente

    Aspectos sociológicos de la habitación del adolescente

  • 10 consejos para ayudar a niños y adolescentes con los exámenes

    10 consejos para ayudar a niños y adolescentes con los exámenes

0 comentarios

Avatar