Conmishijos en tu correo:

Suscríbete y gana un ordenador para tu hijoSuscríbete gratis al boletín. Recibirás información de ocio en familia y actividades con los niños. Al registrarte, participas en el sorteo de un ordenador infantil

Cómo vestir a los niños para el cole

La ropa del niño para el colegio

Cómo vestir a los niños para el cole

El tema parece anodino, sin embargo, vestir adecuadamente a un niño o a una niña para ir al cole es un modo de garantizar su bienestar y comodidad, lo que contribuirá al buen desarrollo de las actividades de la jornada.

En cuanto se toca este tema, las maestras de Educación Infantil, miran al cielo, como manifestando su hartazgo. “¡El colegio no es una pasarela de la moda!”, exclaman a coro. Hay que reconocer que, a menudo, la forma de vestir de los niños que estudian Educación Infantil provoca incomprensión por parte de las familias y, a veces, tensiones con las maestras.

Ropa del niño para el colegio

Cómo vestir a los niños para ir al colegio

En primer lugar, hay que subrayar que las exigencias de las maestras proceden de su preocupación por el bienestar del niño y por el buen funcionamiento de las actividades de toda la clase. En Educación Infantil, los peques se ensucian al realizar determinadas actividades como pintura, dibujo, cocina... Además, hacen ejercicio todos los días.

Por eso los niños tienen que llevar ropa cómoda, flexible, nada delicada y fácil de quitar y poner, sobre todo si se trata de jerséis, chalecos y zapatos. Y es que, para las actividades físicas y los juegos en el patio, no es muy cómodo llevar vestidos, faldas, leotardos y algunos zapatos de ciudad... De modo que es mejor prohibirlos, aún a riesgo de frustrar a pequeñas coquetas y madres adictas a la moda infantil. ¡Ya se desquitarán los fines de semana!

Algunas maestras piden incluso que los niños lleven deportivas con cierres elásticos o con velcro: no lo hacen por capricho, sino por sentido práctico. Aunque a lo largo de la Educación Infantil les enseñan a atarse los cordones, los más pequeños aún no saben hacerlo solos. Hay que comprender que el tiempo que la maestra o su ayudante dedican a atar y desatar los cordones de 25 alumnos es tiempo perdido para la actividad en sí, que se verá reducida. ¡Es una lástima!

Finalmente, a algunos padres les fastidia marcar la ropa. Es cierto que resulta pesado, pero los niños pequeños no siempre saben reconocer sus cosas. Marcar la ropa es el único modo de garantizar que no se pierdan o se las lleve otro niño por error. 

Artículos relacionados

0 comentarios

Avatar