Relaciones sexuales durante el embarazo

Relaciones sexuales durante el embarazo

El embarazo es un periodo de grandes cambios físicos, psicológicos y emocionales en la mujer. Todo este cúmulo de sensaciones, nuevas experiencias corporales y emocionales afectará a las relaciones sexuales.

Estas cogerán nuevos matices, será otro cambio que vivirá la pareja y que irá modificándose a lo largo de los 9 meses de gestación. Siempre que no estén presentes circunstancias médicas que lo impidan, el embarazo no debería ser un obstáculo para que una pareja siga disfrutando de su vida sexual.

Muchos futuros padres sienten preocupación de que las relaciones sexuales durante el embarazo puedan ser perjudiciales. Temen hacer daño al bebé o que cause la pérdida del embarazo. Algunos tienen miedo de que el bebé “sepa” lo que están haciendo. Otros se preocupan de que su compañera se sienta molesta o dolorida. Esas preocupaciones son muy comunes y totalmente normales. No hay que tener miedo, las relaciones sexuales no son perjudiciales sino al contrario, aportan un beneficio físico, emocional y de cohesión con tu pareja.

Sin embargo existen algunas circunstancias en las que el sexo no será seguro durante el embarazo. Las gestantes con las siguientes complicaciones de salud deben hablar con su ginecólogo antes de tener relaciones sexuales:

• Antecedentes o riesgo de aborto espontáneo

• Parto prematuro anterior

• Sangrado  vaginal o cólicos (dolores menstruales) inexplicados

• Pérdida de líquido amniótico

• Placenta previa (cuando la placenta está baja y cubre el cuello uterino)

• Cuello uterino incompetente (cuando está debilitado y se abre demasiado pronto)

• Enfermedades de trasmisión sexual

Si tu embarazo es de alto riesgo, deberás tener más cuidado que otras mujeres y es posible que tu ginecólogo te aconseje evitar el coito sexual durante todo o parte del embarazo.

También es cierto que muchas mujeres no están muy interesadas en las relaciones sexuales durante el embarazo. El cansancio, el desequilibrio hormonal, los pechos doloridos y ver que el cuerpo va cambiando son factores que pueden disminuir o eliminar el deseo sexual de la mujer embarazada.

Sobrellevar la falta repentina de relaciones sexuales en una relación que anteriormente era gratificante es posible que requiera cierta paciencia por parte de la pareja y que la realidad sea posponer las relaciones sexuales y dar paso a caricias y comprensión.

Es importante saber que la mayoría de las parejas reanudan su vida sexual activa dentro del primer año de vida del bebé. Hay que esperar a que el médico realice una revisión unas semanas después del parto antes de reanudar las relaciones sexuales y quizás pase algo más de tiempo antes de que la mujer se sienta lista. Mantener un buen estado de ánimo y actuar pensando que juntos encontrareis la forma de adoptar los nuevos roles y de volver a sonreír os será de mucha ayuda.

 

Ana Tejeda. Matrona

 

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!

Artículos relacionados

  • Enfermedades de transmisión sexual y embarazo

    Enfermedades de transmisión sexual y embarazo

  • Sexualidad y embarazo

    Sexualidad y embarazo

  • Deseo sexual y embarazo

    Deseo sexual y embarazo

  • Relaciones sexuales en el embarazo

    Relaciones sexuales en el embarazo

  • Deseo sexual durante el embarazo

    Deseo sexual durante el embarazo