Cuestiones laborales de la mujer embarazada

Consejos para trabajar durante el embarazo

Consejos que debe seguir una mujer embarazada en su puesto de trabajo: 

- Evitar esfuerzos, movimientos repetitivos o bruscos.

- Evite coger peso excesivo.

- Si trabaja sentada, es necesario levantarse y caminar cada cierto tiempo para activar la circulación, también colóquese una caja en los pies, para tenerlos en alto, y mejorar de esta manera el retorno venoso

- Si trabaja de pie, hay que sentarse de vez en cuando para disminuir el grado de fatiga y caminar para que no se carguen las piernas.

- No utilizar ropa demasiado ajustada, ni zapatos con excesivo tacón, use ropa cómoda y zapato plano, y más si su trabajo es de pie.

- No saltarse comidas por trabajo.

- Llévese algo para picar entre horas, asegúrese siempre, que tiene a mano una pieza de fruta un yogurt o un zumo, por si el trabajo se alarga y pasan muchas horas ente comida y comida, que puedas tomar algo que te de energía y que mantengan los niveles de glucemia en el rango correcto.

- Acostúmbrate a realizar una pausa. Si trabajas sentada, tómate ese tiempo para elevar los pies unos minutos, levantarte, estirarte y caminar un poco. De ese modo evitarás que se te hinchen demasiado los pies.

- Llévate una botella de agua, y tenla siempre a mano, es importante hidratarse bien, además evitaras el estreñimiento y mejorará tu circulación sanguínea.

- Si la postura al trabajar te causa dolor, solicita una evaluación ergonómica para determinar el problema. Puedes pedir que te cambien parte del mobiliario para prevenir posibles lesiones posturales.

- Descansa siempre que puedas. Si lo crees necesario, pide una reducción de la jornada laboral y evita hacer horas extras, especialmente si tu trabajo conlleva una actividad física.   

- Pedir ayudas ergonómicas, como unos alzapiés, una silla y un teclado adecuados, que ayuden a sobrellevar mejor posturas estáticas y movimientos repetitivos en la oficina.

- Evitar horarios nocturnos y extensos, y las horas extras.

- Delegar siempre que sea posible las tareas estresantes.

- Informar a la empresa de la necesidad de mantener los controles ginecológicos.

- No estresarte demasiado, no dudes en pedir ayuda a un compañero, no debes exigirte mucho y tienes que tener en cuenta cuáles son tus limites.

- Cuando llegues a casa, desconecta por completo, vete a dar un paseo o ha nadar un rato en la piscina, es importante que aprendas a separa tu trabajo y tu vida fuera de él.

Teresa de Lope Contreras. matrona

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!

Artículos relacionados

  • Duración del embarazo

    Duración del embarazo

  • La habitación del bebé

    La habitación del bebé

  • Un bebé… ¿para cuándo?

    Un bebé… ¿para cuándo?

  • Cómo preparar a mi hijo para la llegada de un hermano

    Cómo preparar a mi hijo para la llegada de un hermano

  • Diez errores comunes de los padres primerizos

    Diez errores comunes de los padres primerizos