Recuperación postparto

Proceso de recuperación de la mujer en el postparto

El proceso del embarazo no termina con el alumbramiento del bebé. Hay todo un proceso de recuperación de la madre a nivel físico y emocional después del parto.

Como saben bien todas las madres, dar a luz es un trabajo agotador que requiere un tiempo de recuperación. El postparto conlleva también su dosis de molestias para la madre, aunque afortunadamente suelen ser pasajeras.

Las molestias frecuentes de la mujer en el posparto

mujer_postparto

  • Hemorragia vaginal acompañada de coágulos, tras el parto. Estos coágulos se denominan "loquios" y se producen por la separación de la placenta de la pared uterina, lo que deja una zona sangrante que, primero, se va cerrando como consecuencia de las contracciones uterinas del postparto inmediato y, luego, por la liberación de la hormona oxitocina, estimulada por el proceso de amamantar al bebé. 
  • Sensación de cansancio. Tras el alumbramiento, es normal sentir una gran sensación de cansancio y agotamiento. Es consecuencia del esfuerzo del parto, y también se debe a la alteración del sueño producida por la necesidad de cuidar y alimentar al bebé, que debe comer cada tres horas o menos durante las primeras semanas de vida y al que hay que cambiar en cada toma.
  • Hematomas en el rostro. El esfuerzo de empujar durante el parto puede provocar la aparición de algunas marcas transitorias en el rostro, una especie de pequeños hematomas en la zona de las mejillas. Suelen desaparecer en 24 horas.
  • Incontinencia urinaria. La distensión de los músculos implicados en la micción durante el embarazo puede provocar pérdidas de orina al toser, reír o hacer esfuerzos. Los ejercicios Kegel fortalecen el suelo pélvico y pueden ayudar a resolver eficazmente este problema.
  • Dificultad en la evacuación intestinal. Es frecuente el estreñimiento tras el parto, debido a la distensión de los músculos abdominales durante el embarazo. Para favorecer el tránsito intestinal, se aconseja evitar la inmovilidad y caminar a diario, beber mucha agua y tomar alimentos que estimulen el movimiento intestinal, como cereales, frutas y verduras, todos ellos ricos en fibra. 

Dolores frecuentes en el postparto

  • La incisión de la episiotomía o cesárea. Las incisiones de la episiotomía o cesárea son dolorosas en las primeras horas. Son heridas en proceso de curación y además están situadas en zonas molestas, de roce constante. Su proceso de cicatrización es de aproximadamente 10 días. Se deben cambiar los apósitos cada pocas horas, lavar la zona con jabones neutros tres o cuatro veces al día y secarla con gasas o con secador de pelo (no muy caliente).
  • Los músculos del canal del parto. En los partos vaginales, la distensión de los músculos del canal del parto suele provocar molestias algo dolorosas. Los analgésicos ayudan a aliviar estos dolores.
  • Contracciones del postparto. También llamados "entuertos", son contracciones muy potentes que hacen que el útero se contraiga, evitando de esta forma hemorragias importantes. Son más dolorosas en las mujeres que han tenido más de un parto, debido a que el útero es más fibroso y más sensible al dolor. Molestan solamente durante los primeros dos o tres días, y a menudo suelen ir asociadas al amamantamiento: la succión del bebé provoca la liberación de la hormona oxitocina, que genera las contracciones (esta hormona también favorece el desarrollo de los vínculos madre-hijo). Las contracciones del postparto también ayudan a que el útero recupere el tamaño previo a la gestación.
  • Zona perineal. Los dolores en la zona perineal son frecuentes, incluso en mujeres no sometidas a episiotomía. La distensión muscular y de la mucosa vaginal sensibilizan la zona y durante algunos días se siente un cierto malestar en ella.

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!

Artículos relacionados